Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/25/2010 12:00:00 AM

Cartas

"Me cuesta trabajo aceptar que le hayan dado la portada a un personaje tan controvertido como Íngrid". Lucía Fernández, Bogotá.

Con extrañeza

En referencia al artículo publicado en su edición #1481 bajo el título ‘Termoescándalo’, veo con extrañeza que tratan de involucrar mi buen nombre insinuando que yo era el representante legal de Salento Ltda., durante el proceso de compra por parte de la sociedad promotora Termopacífico a Salento S.A., sociedad de la cual fui representante legal desde el 26 de marzo de 1991, tal como se registra en el acta n.º 28 de la junta directiva de Salento Ltda., hasta el 6 de junio de 1992, cuando fue nombrado como representante legal el doctor Francisco José Lourido, según consta en el acta n.º 43 de la junta directiva de Salento Ltda. Por otro lado la sociedad promotora Termopacífico fue creada en 1994, dos años después de haberme retirado de la gerencia de Salento Ltda. Para constancia, estoy anexando fotocopias autenticadas por la Cámara de Comercio de Cali de las actas en mención.

Aurelio Sardi de Lima
Yumbo


Periodistas o héroes

Felicitaciones a Daniel Coronell, María Jimena Duzán y Antonio Caballero por plasmar en el papel lo que más de media Colombia opina sobre la actualidad nacional. Me oxigena saber que piensan igual que yo, pero ellos sí tienen el poder (y las agallas) para decirlo públicamente. ¿Periodistas o héroes? Definitivamente héroes. Gracias por existir y pensar.

Beatriz E. Durán
Bogotá


De Luis Carlos Restrepo

En el informe ‘Así fue la conspiración’, publicado por ustedes el 11 de septiembre de 2010, afirman que recibí órdenes del presidente Uribe para presentar denuncia contra la Corte y que “un tiempo después se vino a saber que la denuncia de Restrepo contenía la información recogida por el DAS en sus seguimientos y ‘chuzadas’ ilegales a los magistrados”. Al respecto debo aclarar que no recibí órdenes del Presidente para colocar esta demanda. Lo hice por voluntad propia, como quedó claro ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes.

Y no existe ningún fundamento para decir que la información contenida en la demanda correspondía a información recogida por el DAS y menos a seguimientos ilegales a los magistrados. Se trataba de información pública, que circulaba por entonces en los medios de comunicación, como puede constatar cualquier persona que revise los documentos presentados. Mi decisión de interponer la demanda estuvo motivada por el interés de llevar ante la instancia institucional respectiva dichas acusaciones, para que fueran debidamente investigadas

Luis Carlos Restrepo, ex alto comisionado para la Paz
Bogotá

 

Pronóstico optimista

Lastimosamente creo que fallan en su diagnóstico de las elecciones venezolanas (‘La hora de la verdad’, edición #1481). A pesar de las buenas intenciones de la oposición, no está tan fortalecida ni unida como la pintan.

Los largos años de gobierno de Hugo Chávez han demostrado que no hay estrategia democrática que esté dispuesto a respetar. Al Presidente venezolano le da lo mismo si sus adversarios son golpistas, abstencionistas o demócratas. Chávez puede estar debilitado, pero está enceguecido por el poder y conserva toda la maquinaria estatal para ganar sobrado.

Juan Andrés Ortega Mahecha
Bogotá



Un poco de solidaridad
 
El fragmento del libro de Íngrid Betancourt que publicó SEMANA (‘La odisea de Íngrid, edición #1481) es suficiente para despertar un poco de solidaridad no solo con la tragedia de ella, sino con la de todos los secuestrados que carecen de su formación y facultades narrativas, pero padecieron torturas y sufrimientos iguales o peores.

La de Íngrid es la historia de miles de víctimas a las que en Colombia, desafortunadamente, les negamos el respeto que se merecen. Muchos medios se han dedicado a valorar las actuaciones de Íngrid, cuando es una situación tan extraordinaria, tan ajena a la vida normal y tan traumática, que nadie debería atribuirse ese derecho.

Que cada quien compre el libro, si es que le llama la atención. En lugar de debatir sobre la personalidad de Íngrid, la sociedad debería recordar cada día a los que todavía están en las selvas y clamar por su liberación.

Piedad Forero
Cúcuta

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.