Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2011 12:00:00 AM

Cartas

"Los felicito por su edición 1500, y espero seguir siendo su lector en 1. 500 más. Gracias de nuevo por darnos la mejor revista de Colombia", Carlota Linero, Bogotá.

Marcó el presente

Con frecuencia se dice que la década de los ochenta fue una década perdida. Sin embargo, ustedes, en una impecable edición (SEMANA #1500), nos han permitido recordar los principales sucesos que caracterizaron este convulsionado periodo de nuestra historia, con motivo de las 1.500 semanas de existencia de esta importante revista.

Felicitaciones por tan magnífico esfuerzo editorial, en el que no solo se recrean las circunstancias que rodearon el nacimiento de la revista SEMANA, el 11 de mayo de 1982, sino el sinnúmero de hechos que caracterizaron ese periodo, desde la aparición, en 1983, de Pablo Escobar y el recrudecimiento del narcotráfico con su secuela de violencia, como la muerte de Lara Bonilla, de Héctor Abad, de Jaime Pardo, de Luis Carlos Galán y de miles más de colombianos; el terremoto de Popayán; el Palacio de Justicia;  las dantescas masacres de los paramilitares y de la guerrilla; la avalancha del Ruiz, hasta hechos de grata recordación como la caída del Muro de Berlín, el Nobel de García Márquez (1982), el triunfo del ‘Happy’ Lora, entre muchos otros.

Sin olvidar lo que eran el cine, la televisión, la música y, en general, muchos aspectos de la vida cotidiana de los colombianos. Congratulaciones por permitirnos recordar una década que, a pesar de ser calificada de “década perdida”, marcó, sin lugar a dudas, nuestra historia presente.

Juan Manuel Jaramillo U.
Manizales

Un lugar especial
 
Reciban un cordial saludo y mis felicitaciones por la excelente edición #1500. Soy suscriptor de la revista desde hace 13 años y mantengo desde entonces una selección de artículos que tocan temas de mi interés. Esta revista 1.500, en su totalidad, se ha ganado un lugar especial en esa selección.

Anoto apenas un par de detalles que, si bien no le quitan mérito alguno, vale la pena mencionar: el concierto de Paul McCartney el 11 de mayo de 2003 en Roma, en la Gran Vía de los Foros Imperiales, con el Coliseo de fondo, hizo parte de la gira Back to the World y fue auspiciado por el ayuntamiento de la ciudad. En esa línea, no fue ofrecido como tributo a sus compañeros John y George, como lo menciona la nota, aunque cierto es que a cada uno le dedicó una canción, como también lo hizo a su fallecida esposa, Linda, y a Heather, su esposa de entonces.

Reitero mis felicitaciones con la esperanza de verlos llegar (y pasar) a la edición 3000.

Alfredo Sabbagh Fajardo
Barranquilla

Eternamente agradecido

‘Desagravio al doctor Fernando Londoño’ (SEMANA #1499), de Daniel Samper Ospina, es una obra maestra de la sátira y el humor inteligente, cuya lectura entre líneas revela verdades inocultables imposibles de expresar en épocas oscurantistas recién pasadas sin el riesgo de ser tildado como colaborador del terrorismo y demás epítetos ya conocidos. Indudablemente, el ‘desagraviado’ debe sentirse eternamente agradecido con un aliado de los quilates del autor.

José B. Morales A.
Neiva

Rodear al presidente

SEMANA #1497 se refiere con propiedad al proceso de reconstrucción del país, liderado por el doctor Jorge Londoño y otros notables. Lo que no está claro es quién va a ser el ordenador del gasto o si los recursos disponibles de la Nación pasarán a manos de gobernaciones y municipios. Lo cual no sería en ningún caso la mejor solución, ya que por todos es sabida la injerencia política y de toda índole que rodea las decisiones de los entes regionales y más aún cuando de cifras tan cuantiosas se trata. Se hace indispensable rodear al presidente de la República en tan ardua labor y que los gremios y los organismos de control desempeñen un papel protagónico en defensa de soluciones serias, adelantadas con plena rectitud y transparencia.

Antonio José Marulanda Rojas
Bogotá

No aparecen los de Córdoba

Les escribo en relación con el artículo ‘Lentos positivos’ (SEMANA #1500), en el que presentan una estadística de los muertos en los casos denominados ‘falsos positivos’, cuya fuente es la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación, y como apoderado de la parte civil en un proceso de los ya citados, en el que fueron asesinados los jóvenes Wilfren Atencia Vadel y Albeiro José Serna Pérez, a quienes el Ejército Nacional presentó a la opinión pública como guerrilleros muertos en combate cuando en realidad eran campesinos trabajadores en la vereda Las Nubes, corregimiento de Crucito, Tierralta, Córdoba. El departamento de Córdoba no aparece en esa estadística de la Fiscalía, cuando de todos es conocido que desde 2007 se han denunciado casos de ‘falsos positivos’, y en la actualidad la Fiscalía ha dictado sentencia.  

Me permito precisarles, para que sus periodistas investiguen, que tiene razón la crónica al decir “lentos positivos”, porque el proceso lleva más de tres años y todavía no hay condenas. Estos campesinos son ciudadanos colombianos y no han tenido el despliegue por su muerte que los medios les han dado a otras víctimas.

Juan A. Rodríguez Faccette
Montería

Soñar nada cuesta

A través de la revista me di cuenta de los think tank. Me parece excelente que Colombia tenga dos centros de pensamiento en lugares de distinción. Quisiera, a través de este medio, lanzar un reto a estas organizaciones. El primer reto es que esta idea pase a través de su consejo editorial. Qué tal si todos –los 6.480 centros, unidos y articulados como uno solo– se reúnen virtual o físicamente con el objetivo, sumado al patrocinio de todas las fundaciones del mundo, de desarrollar ideas conducentes a: 1. que haya empleo y oportunidades de desarrollo, 2. que haya alimentación y nutrición, 3. que haya vivienda, 4. que haya salud y 5. que haya educación.

Raúl Uribe Franco
Bogotá

Por muy buen camino

Quiero expresar mi alegría al leer la columna de opinión ‘El expresidente’, de Antonio Caballero. (SEMANA # 1500)Es maravilloso sentir que otras –muchas– personas se olvidan de ese oscuro pasaje de la historia de Colombia –entiéndase como ‘uribismo’–.
Aunque no será tan fácil como pueda creerse. El daño que provocó el anterior gobierno al país en materia económica, política, cultural, diplomática, judicial, entre muchos otros, no se olvida en poco tiempo. Sin embargo, creo que vamos por muy buen camino, y más aún cuando se publican estas opiniones en esta maravillosa revista.

Álex Rogelio Flórez Bedoya
Bello
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.