Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/5/2011 12:00:00 AM

Cartas

"El drama de Libia no es ni mucho menos exclusivo de los árabes. Si las condiciones de la economía siguen como van, las protestas van a llegar al mundo entero", Felipe Rodríguez, Medellín

Respaldo crítico

Para mí, la lectura de SEMANA es una obligación, toda vez que encuentro en ella una gama de información necesaria sobre el acontecer cotidiano y sobre toda la temática nacional e internacional. En esta oportunidad me refiero al artículo ‘El respaldo crítico de los conservadores’ (edición #1503), escrito por el nuevo columnista León Valencia.

De acuerdo con su escrito, siente uno la sensación de impotencia y de rabia, al notar cómo el cinismo llega a sus máximas expresiones. ¿Qué autoridad moral les asiste a unos políticos y exfuncionarios marcados con el sello de señalamientos de corrupción, de asalto al dinero que es de los impuestos de nosotros y se dilapida y desvía hacia fines eminentemente personales? ¿Dónde está la moral de un partido que permite que sus dirigentes sean quienes más cuestionados por la corrupción están y que se lavan las manos dejando a sus subalternos que respondan por lo que les competía, porque sí eran y son quienes toman las decisiones?

Claro que esa fue la característica y el comportamiento especial de ocho continuos y tortuosos años de gobierno en materia de corrupción, de la que, de acuerdo con la información que nos alimenta diariamente, creo que no se excluye ningún ministerio ni el alto gobierno.

Bernardo Rotavisky Saldarriaga
Cali


Pocas consecuencias

El artículo del escritor y columnista Antonio Caballero titulado ‘No pasa nada’ (SEMANA #1504) constituye una brillante radiografía de lo que, hasta el momento, ha sido el gobierno de Santos, en el que, como lo dice el articulista, “nada tiene consecuencias”; ni sus propuestas de urgencia, como la reforma del DAS (incluido el relevo de su director); ni la separación de los ministerios; ni proyectos bandera como la Ley de Tierras y de Justicia, a los que los políticos, como era de esperarse, no cesan de ponerles palos en la rueda, ni las soluciones coyunturales al invierno; ni “los ruidos del aparato judicial”, etcétera. Prueba de lo anterior es la ausencia de la ironía de caricaturistas como Osuna, Mico, Chócolo, Matador o Vladdo, que tanta falta nos hacen, o el repudiable suceso de una lechuza, que, por encima de los horrores de la bandas criminales, de la inseguridad o del maltrato infantil, acaparó la atención de los medios.

Sin embargo, si por el lado del gobierno no llueve, por el lado de la justicia no escampa, como se evidencia en las decisiones y fallos de la Procuraduría, de la Fiscalía y de la Corte en temas como las contrataciones, la parapolítica, ‘las chuzadas’, los ‘falsos positivos’ y los falsos desmovilizados, la reelección, Agro Ingreso Seguro, etcétera, que comprometen a funcionarios del anterior gobierno y que, esperamos, terminen en sanciones ejemplares para todos sus responsables.

Juan Manuel Jaramillo Uribe
Manizales


De Roy Barreras

Leí con extrañeza y desconcierto el artículo que publicó SEMANA en su edición #1504 titulado ‘El año de La U’, donde de manera tácita descalifica el trabajo realizado por el Partido de la U, del cual soy codirector, afirmando que la bancada “ha tenido un de-sempeño mediocre (…) y no se ha abanderado de ningún proyecto importante…”. Injustos y alejados de la verdad los calificativos. La bancada del Partido de Unidad Nacional, acorde con su responsabilidad y compromiso con el país, viene trabajando en temas de gran trascendencia, que como autores o ponentes ha llevado al pleno de las reuniones de bancada, sea de Cámara o Senado, para ser analizados y debatidos y así lograr consentimientos en sus contenidos. Superado este paso, los congresistas radicamos nuestras iniciativas con el respaldo de toda la bancada.

Quiero recordarles que el Partido de la U –gracias al trabajo de sus parlamentarios como autores o ponentes–, sacó adelante leyes de suma importancia, tales como la de insolvencia económica para personas naturales, la reglamentación de la reforma política, la prórroga de la Ley 418, la ley para darles solución jurídica a los desmovilizados, la reforma al sistema general de seguridad social en salud y la ley de acciones populares. Y además lideró proyectos que siguen su trámite este año, como el de sostenibilidad fiscal, el proyecto para que hogares de Familias en Acción no pierdan beneficios, el de penalizar la conducción en estado de embriaguez, el de aumento de penas para porte ilegal de armas, el de responsabilidad penal para adolescentes, el de ciudadanía juvenil, vivienda y techo digno, entre otros temas.

Senador Roy Barreras, codirector del Partido de la U
Bogotá


Muy joven

En la nota ‘El carrusel de los magistrados’ (SEMANA #1503) se hace referencia a mi nombre diciendo que estuve “casi ocho meses” en el despacho del magistrado Ovidio Claros y que estaba en trámite de pensión. Solicito corregir esa información, pues no me encuentro adelantando dicho trámite y mi permanencia en el Consejo de la Judicatura ha sido mucho más extendida: llegué en 2004, como magistrado auxiliar del doctor Rubén Darío Henao, y continué en el mismo cargo con la doctora Nancy Ángel Muller. En 2008, la Sala Disciplinaria me designó en provisionalidad magistrado de la seccional de Bogotá y Cundinamarca, y allí fui presidente de la sala disciplinaria. En ese cargo, el magistrado Claros me pidió integrarme a su equipo como magistrado auxiliar, cargo que solo pude asumir a mediados de 2010, cuando regresé luego de atender compromisos de mi doctorado en España, en el cual aún hoy me desempeño. Pese a que desde muy joven inicié mi vida laboral, ni cumplo requisitos para acceder a algún régimen pensional especial o de transición ni en la actualidad (cuando tengo 46 años) puedo aspirar siquiera a pensionarme en los próximos diez años.

Germán Londoño Carvajal
Bogotá


Dios permita

Gracias, Revista SEMANA (edición #1502), por publicar tan importante artículo como el que escribió el señor Daniel Samper Ospina referente al maltrato de los animales. Estoy totalmente de acuerdo con él; ninguna de las especies que sea merece ser agredida, maltratada y menos causarle la muerte de manera tan brutal. Dios permita que vayamos tomando conciencia y se eliminen esa clase de eventos tan atroces e indignos de mirar y menos de admirar.

Amina Contreras
Bucaramanga


El aeropuerto Dulles

Quiero hacer una rectificación sobre la columna de opinión de María Jimena Duzán publicada en la edición #1504, titulada ‘El complot’. En dicha columna la autora dice: “El día en que Ramón Ballesteros fue sorprendido in fraganti sobornando al exparamilitar David Hernández en el aeropuerto de Dulles, en Texas...”. El aeropuerto de Dulles no queda en Texas, sino en el estado de Virginia. Es el aeropuerto internacional de Washington D.C. y queda ubicado exactamente en la ciudad de Chantilly, Virginia.

Liliana Garavito Zuluaga
Bogotá


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.