Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/7/2011 12:00:00 AM

Cartas

"De nuevo SEMANA nos sorprende con sus 100 empresas, la mejor edición de su tipo en el país", Carolina Peláez Z., Bogotá.

Mala atención y corrupción

Felicito a Daniel Coronell por su columna sobre Saludcoop. (SEMANA #1513). Ha puesto el dedo en la llaga sobre un rumor que trasciende en el sector salud en torno a la cuantiosa fortuna del señor Palacino, su presidente. ¿Alguien ha escrutado sobre este ‘cacao’? ¿Qué ha pasado con las investigaciones sobre Saludcoop? ¿Cuáles son sus influencias políticas que acaso lo estén favoreciendo? He ahí un buen filón de investigación periodística que puede desencadenar en un AIS del sector salud. Casualmente esta semana el gobierno ha destapado una muy grande olla podrida en el sector y la Contraloría ha solicitado que se declare como organización empresarial a este grupo que ha extendido sus tentáculos a diversas empresas. Es increíble que un sector que recibe tanta plata, presente tantos signos de deterioro, mala atención y corrupción, mientras las fortunas de algunos de sus ‘dirigentes’ aumentan desproporcionadamente.

Julio César Vásquez Higuera
Bogotá


La culpa es de la vaca

Con referencia al artículo ‘...No va a escampar’ de SEMANA #1512, quiero comentar que deja el siguiente sinsabor, similar al texto popular ‘La culpa es de la vaca’. Los damnificados sufren porque las ayudas no son constantes, los que ayudan dicen que no pueden mantener el ritmo porque las medidas del gobierno son temporales y no de largo plazo, y el gobierno no toma las medidas a largo plazo porque “se suponía que debía dejar de llover en esta temporada”.

Luis Alberto Salazar Ibáñez
Barranquilla


La majestad de la Nación

Su artículo ‘¿Líder regional?’ (SEMANA #1511) tiene la virtud de atraer la atención hacia el manejo de las relaciones internacionales. Lo primero que hay que abonarle al presidente es un estilo franco y llano, digno, respetuoso con el país al que representa. Los mandatarios nunca deben olvidar que encarnan la majestad de la nación.
Pero no todo pueden ser loas. La diplomacia requiere de profesionales ajenos a los acomodos políticos o personales. Ese es un clamor secular de la República. En ese aspecto poco se ha mejorado.

Un tema destacable es que por fin podemos barruntar hacia dónde se orienta nuestra política exterior, al menos en aspectos económicos. Es loable la forma en que se han limado asperezas con los señores Chávez y Correa, pero no puede olvidarse que son sujetos volátiles, dictatoriales. Esa clase de relaciones es mejor mantenerlas a respetuosa distancia.

En cambio, nunca se dice una palabra sobre aspectos fundamentales: ¿Por qué no se divulgan los alegatos de Colombia en el pleito incoado por Nicaragua? ¿Qué órgano o quién o quiénes decidieron retirar nuestra declaración de sometimiento a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia un día antes de que Nicaragua nos demandara? ¿Quién decidió que el meridiano 82 de Greenwich constituye una frontera marítima supuestamente acordada con Nicaragua en 1930, cuando no se conocían los conceptos de plataforma o zona económica? ¿Por qué no ratificamos la Convención de las Naciones Unidas sobre Derecho del Mar de 1982? ¿Por qué se sigue negociando en secreto la delimitación con Venezuela, en lugar de acudir a la Corte Internacional de Justicia? ¿O es que el arreglo al que le “faltaba un hervor”, según Gómez Barrero, se pasó de cocción? ¿Qué hemos planteado frente a las demandas de Ecuador?

Ante esta diplomacia secreta cabe preguntarse qué papel cumplen las Comisiones de Relaciones Internacionales de Senado y Cámara, la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores y la propia Cancillería. Es el silencio de los inocentes; nadie musita palabra.

José Joaquín Gori Cabrera
Bogotá


Como mosco en leche

Soy firme seguidor del presidente Santos, pero en cuanto a lo de líder regional (SEMANA #1511) discrepo de la apreciación de la revista. En la presidencia de Unasur estamos como ‘mosco en leche’. A mucha honra no tenemos los merecimientos para liderar una organización que considera a las Farc como un organización insurgente y que en su mayoría simpatizan con estos bandidos. Al igual que nuestra presencia en el Consejo de Seguridad de la ONU, somos fichas del tristemente célebre comandante Hugo Chávez, que pretende dominar Suramérica a toda costa. Seguramente lo logre, pero no debemos ufanarnos de los logros alcanzados con más pena que gloria.

Ernesto García M.
Bogotá


Círculo de poder

Así lo sintetiza el pensador Daniel Coronell, en su columna ‘Piel de ovejas’, (SEMANA #1512), la aberrante corrupción y nepotismo con que se pagan los favores políticos: primera reelección de Uribe, o “invirtiendo en los ricos se ayuda a los pobres”, donde son los hijos, familiares y amigos los beneficiarios de altos cargos públicos en el exterior, o recibiendo auxilios no reembolsables para el agro; estos privilegios ofenden al país. Entre tanto, millones de colombianos nos ahogamos en la absoluta pobreza, donde se repite: “Llover sobre lo mojado”, por imprevisión del gobierno. O donde es normal los “doce episodios de corrupción de los hijos del expresidente”, comentados por el columnista León Valencia. En esta nuestra Colombia, una seudodemocracia, si no pertenece a la clase política, ni soñar en ocupar cargos los profesionales más capaces y honestos.

Bernardo Andrade Tapia
Ipiales


Menos mal

Teniendo en cuenta los escándalos de corrupción que los medios han publicado y que actualmente son objeto de investigación judicial, es un consuelo para la democracia y un elogio para el actual mandatario que en palabras de José Obdulio Gaviria y Bernardo Moreno, Juan Manuel Santos —“no es de la entraña de la Casa de Nariño”— cuando ellos estaban en el poder, como muestran los cables de WikiLeaks publicados en el anterior número de SEMANA (edición #1512). La recuperación de la débil institucionalidad republicana y el restablecimiento paulatino del Estado de derecho (frente al de opinión) pueden ser, desde una perspectiva liberal, el legado del presidente que lo separe, en la historia, de la herencia del uribismo que el país debe recibir con el debido beneficio de separación.

Juan Cristóbal de J. Restrepo R.
Bogotá


Sobre san andrés

N. de la R.: En la edición #1512 se publicó una foto en la página 50 para ilustrar el artículo ‘San Andrés en la mira’, donde aparece una embarcación tipo catamarán, de la empresa Conocemos Navegando S.A. Esta revista aclara que ni este barco ni la empresa están involucrados en delito alguno o actividad criminal de las que se habla en dicho artículo. Lamentamos la confusión por esta foto y por los eventuales perjuicios a los que haya dado lugar este involuntario error.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.