Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2011 12:00:00 AM

Cartas

"Me alegra tener otra opción con posibilidades. Una mujer que ponga en orden a Bogotá es lo que necesitamos.", Amanda Guerrero, Bogotá.

Repetir la historia

Para quienes vivimos en el departamento de Nariño, causa verdadero horror leer informes como el que aparece en la edición n.° 1535 titulado ‘De nuevo la crueldad’. Sin embargo, no deja de sorprender que el actual gobierno, al igual que su antecesor, esté convencido de que la solución en una zona donde se produce el 25 por ciento de la coca del país sea únicamente incrementar el pie de fuerza. Este departamento, históricamente olvidado por el gobierno central, necesita más desarrollo. Si continuamos escuchando la misma retórica oficial, con seguridad estaremos condenados a repetir la cruel y trágica historia del paramilitarismo en nuestro país.

Carlos Andrés López Melo
San Juan de Pasto


Sobre la industria editorial

Precisemos sobre algunos conceptos emitidos en el artículo sobre la Editorial Norma (SEMANA n.° 1533), especialmente en lo concerniente a los datos que da la Cámara del Libro. Las editoriales no han crecido. Este año ha sido negativo en ventas para la mayoría. Esto lo reconfirma Fenalco en uno de sus últimos informes: todos los sectores crecieron en ventas menos libros, revistas y diarios, con un 6 por ciento negativo.
Que se publiquen más títulos no quiere decir que todos se vendan. Cientos de ellos se saldan continuamente en los supermercados, a menos de su costo. O son devueltos a las bodegas de las editoriales, donde mueren de olvido. Libros excelentes, por lo demás. Prueba clara de la pobreza del mercado colombiano en esta materia. Los importadores de libros, en general, no traen más de trescientos o quinientos ejemplares por título, cuando traen muchos. Con el riesgo muy posible de que se les quede sin vender un 50 por ciento de lo que traen. ¿Qué cantidad es esa para un país de más de cuarenta millones de habitantes?

Por otra parte, las estadísticas se inflan con los datos de ediciones de publicaciones oficiales; libros cuya impresión se encarga en Colombia, pero son todos para exportar, y hasta directorios telefónicos.

Los que estamos en el día a día del negocio del libro vivimos la realidad dura y verdadera. Pertenecemos, eso sí, a la cofradía de los kamikaze: nos inmolamos con honores en medio de una pira de libros. La Cámara del Libro, con todo respeto, se me asemeja a un empolvado politburó. Finalmente, estoy seguro de que los directivos del Grupo Carvajal analizaron muy cuidadosamente la decisión de la reducción de la editorial, antes de actuar. No es cuestión de grandes o pequeños. Es el crepúsculo de Gutenberg.

Felipe Ossa D.
Bogotá


Una vía intermedia

En su artículo ‘Justicia para los militares’, León Valencia (SEMANA n.° 1533) propone una salida intermedia y razonable al problema surgido a raíz de la condena proferida contra el coronel retirado Plazas Vega por parte de un juez civil. Este no se soluciona argumentando –como hizo el comandante de las Fuerzas Armadas– que se trata de un “héroe nacional” o, como dicen algunos, que la justicia civil no sabe de conductas militares y que este tipo de fallos condenatorios lo que hacen es desmoralizar a las tropas. Valencia propone apelar a la justicia transicional, que se aplicaría tanto a las fuerzas irregulares como a los agentes del Estado cuando unos y otros violen los derechos humanos. Con la justicia transicional no serían ni los jueces de la República ni los tribunales castrenses los que, en estos casos, impartirían justicia, sino los tribunales de Justicia y Paz. Su tarea principal sería la de garantizar a las víctimas del conflicto los derechos a la verdad, la justicia y la reparación. Por esta vía, quienes cuestionan los fallos de los jueces de la República y solicitan que los militares sean juzgados por militares encontrarán en la justicia una vía intermedia que, además de ser garante de los derechos antes mencionados, permite establecer un estrecho nexo entre justicia y paz. Este, por supuesto, sería un gran reto para los tribunales de Justicia y Paz que es preciso apoyar y defender en aras de alcanzar algún día, ojalá no muy remoto, la reconciliación de todos los colombianos.

Juan Manuel Jaramillo Uribe
Manizales


El más grande estadista

En su edición n.° 1533, en la sección de Confidenciales, he encontrado que la referencia a Alberto Lleras Camargo hecha por Jackie Kennedy se encuentra incompleta, pues a quien Jackie le comentó primero acerca del presidente Lleras fue al mismísimo John F. Kennedy. Cito en mi apoyo el libro Muerte de un presidente, de William Manchester (Editorial Noguer), en su página 682, en el cual manifiesta lo siguiente: “Espero que, antes de que salgamos de la Casa Blanca, me hagan una entrevista, porque alguien me preguntará quién es el más grande estadista que he tenido ocasión de conocer. Y no será De Gaulle, ni Nehru, ni MacMillan; será Lleras Camargo de Colombia”.
Cabe mencionar que Lleras ilustró a Jackie Kennedy sobre la historia de nuestro país, en la visita que estos hicieron en 1961, y quedó impresionada por el palacio presidencial de San Carlos y posteriormente se inspiró en este para la remodelación de la Casa Blanca. Por otro lado, es necesario mencionar que Lleras se encontraba evidentemente conmovido por la muerte de Kennedy, hasta tal punto de llorar, mientras Jackie lo abrazó y le dijo: “Por favor… no permita que olviden a Jack”. Muchas gracias por la atención prestada.

Sergio Andrés Acevedo Lian
Bucaramanga

 
Dos reconocimientos para SEMANA
 
N. de la R. La calidad periodística de SEMANA fue reconocida una vez más, con dos premios Simón Bolívar. El primero fue otorgado a Ricardo Calderón, Alejandro Santos y Álvaro Sierra en la categoría Mejor Investigación, por el artículo ‘Tolemaida resort’, en el que se denunciaron las prebendas que recibían los detenidos de la cárcel militar de la base de Tolemaida. El portal verdadabierta.com obtuvo el segundo premio en la categoría Mejor Trabajo en Internet, por los especiales ‘Las verdades del conflicto en Montes de María, Magdalena y Cesar, Meta y Casanare y La Guajira’.  Los periodistas ganadores fueron María Teresa Ronderos, César Molinares Dueñas, Nathan Jaccard, Gerson Arias, Carlos Arango Ortiz, Andrés García, Carlos Prieto, Tadeo Martínez y Enrique Rivas. Verdadabierta.com es un proyecto periodístico de la revista SEMANA y la Fundación Ideas para la Paz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.