Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/22/2011 12:00:00 AM

Cartas

"Esperemos que la firma del TLC nos traiga más beneficios que dolores de cabeza", Martha Hernández, Medellín.

Los grandes problemas

Con respecto al artículo ‘Sin norte’ (SEMANA n.° 1537), mientras los conservadores siguen pensando en cómo volver a penalizar el aborto y mantener la burocracia de la “era Uribe”, se olvidan de resolver los grandes problemas del país: la desigualdad, la corrupción, el desempleo, la falta de educación de buena calidad y el daño ambiental que está causando la minería irresponsable en manos de capital extranjero en distintas zonas de Colombia.

Carlos Andrés Hernández Franco
Bogotá

 
Sociedades apresadas

Son tantas las interesantes crónicas sobre la convulsionada Colombia expuestas en la edición de SEMANA n.° 1537, que no sabe uno a cuál referirse. Con este pequeño comentario creo abarcar varios temas, no solo sobre Colombia, sino también apuntar sobre la relevancia de la crisis actual de la plutocracia global. Cuando las sociedades las sumergen en profundos desequilibrios de valores y principios, al extremo que capitalistas, gobernantes, dirigentes, algunos ciudadanos y medios de comunicación sean escuderos y cómplices de los corruptos, solo la población civil unida podrá darse la solución mediante la continua protesta pacífica, la denuncia y aprehensión de los criminales y los cambios de los representantes ante el Estado, mediante el selecto voto y la gran participación ciudadana. Si los gobiernos no cumplen con el programa prometido y continúan con el derroche, la corrupción y el engaño al pueblo soberano, se debe propiciar como estrategia nacional la desobediencia civil. Y por medio de la lucha pacífica, levantar musculosas democracias que velen, respeten y gobiernen en beneficio de todos los asociados, bajo los derechos fundamentales de la igualdad y el consenso. No vaya a suceder que las democracias plutócratas tengan que sucumbir ante revoluciones sangrientas.

Omar León Muriel Arango
Medellín


Verdaderos compendios

Quiero felicitarlos por el profesionalismo con que esa revista trata e investiga los diferentes temas de interés nacional e internacional. Como viejo suscriptor de tan importante medio, reconozco la labor periodística, informativa e imparcial que ustedes practican y manejan.

Me he motivado a escribirles para felicitarlos por las ediciones especiales Región Capital, El Gran Boyacá, El Triángulo del Café, La Nueva Colombia y El Corazón de Colombia. Son excelentes medios de información, verdaderos compendios de la historia política, social, económica y cultural de las diferentes regiones de nuestro hermoso país; son libros de obligatoria consulta para el conocimiento real de la tierra en donde vivimos. Con orgullo de colombiano que disfruta del buen periodismo y de la buena información, me suscribo de ustedes.

Daniel Higuita Cossio
Medellín


Contrasentidos

Las paradojas de nuestra realidad se reflejan en comentarios o en artículos publicados en SEMANA: el vicepresidente Garzón se califica de “centro izquierda católica”
(n.° 1534) –¿?–; se constituye un ala del Polo Democrático Alternativo denominada Oposición Alternativa de Unidad Social Nacional (n.° 1535) –¿?–; se entrevista a una “monja guerrillera” (n.° 1535) –¿?–.

Contrasentidos –ante los cuales nos hemos vuelto insensibles– que se reflejan en frases como la que aparece en el artículo sobre los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, refiriéndose a la pudiente Parody: “En este país de roscas”, lo cual es subrayado por la cristiana de fusil al contarnos que, a los 52 años, a través de roscas, obtuvo su primer puesto: “Y por influencia, como ocurre en este país”. Lástima que “en este país” no estamos indignados, no lo estuvimos y, seguramente, no lo estaremos.

Juan Cristóbal de J. Restrepo R.
Bogotá


No a la planta

En el artículo ‘La planta de la discordia’, edición n.° 1535, se hace referencia al proyecto de Ecopetrol de construir una planta de bombeo y almacenamiento de nafta en el área de influencia del Monasterio del Santo Ecce Homo, en Sutamarchán, en límite con Villa de Leyva. A dicho artículo necesitamos hacerle algunas precisiones, puesto que se trata de un atentado contra el patrimonio cultural de la Nación y de la comunidad mundial.
La imposición de la planta de almacenamiento y bombeo e infraestructura asociada generarían en el mediano y largo plazo unas dinámicas perversas, con impactos económicos, sociales y culturales demoledores, destructivos del modelo de desarrollo económico sostenible que ha imperado en la región, afectando no solo su vocación agropecuaria, artesanal, cultural y turística, sino también el tejido social consolidado que ha protegido la región de la descomposición social hasta hoy, sin mencionar el inmenso atractivo que para los terroristas tendrán tan estratégicas instalaciones, amén del riesgo sismológico avisado por Ingeominas.

Finalmente, vergüenza y dolor de patria nos produjo ver a la ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba; al director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), Carlo Emilio Piazzini, así como al viceministro del Minambiente, Carlos Alberto Castaño Uribe, en los recientes debates ante el Congreso nacional, alineados a favor de Ecopetrol, contrariando su obligación de velar por la defensa y salvaguarda del patrimonio cultural y natural de la Nación, a la cual están llamados por mandato constitucional. Esta actitud de menosprecio por el patrimonio y, lo peor, la indiferencia del director nacional de Patrimonio, Juan Luis Isaza, sobre quien recae la responsabilidad directa, nos duele a todos aquellos que profesamos amor y respeto por la cultura, y en particular, a la comunidad científica.

Jaime Ospina Velasco y
Pedro Cortés Lombana,
Colectivo por la defensa del Valle de Saquencipá
Villa de Leyva


De Julio César Guerra Tulena

En la edición n.° 1537, ‘Democracia en la mira’ se refiere al suscrito y a mi posible elección como gobernador de Sucre, como candidato seguro por renuncia de los participantes en la contienda de este 30 de octubre. El retiro de los tres no se da por alianza o acuerdo alguno. Mi candidatura surge como un compromiso del Partido Liberal de presentar a Sucre una alternativa como respuesta a la calificación de alto riesgo que le dio el gobierno nacional por las razones que ustedes bien conocen y han venido comunicando en repetidas ocasiones, sin que mi nombre figure en sus valiosos aportes. Por tanto considero que su análisis no ilustra la realidad política que vive el departamento.

Su enfoque hace parecer que los candidatos que renunciaron a la contienda fueran afectados a Enilce López, lo que hace suponer que la referida señora empresaria del ‘chance’ barajaba en este departamento varias opciones a la Gobernación. Cabe preguntar, entonces, cuánta destreza se requiere para adelantar negociaciones de esta naturaleza y sobre el supuesto que es para garantizar la permanencia de las apuestas permanentes en este departamento.

No es posible convertir las versiones de campaña cuyas fuentes son los adversarios en prueba anticipada de lo que serán mis decisiones sobre el aspecto de la concesión del ‘chance’. Ahora bien, de resultar elegido me sujetaré, en especial en lo referente al juego de apuestas, a lo establecido en la ley.

Julio César Guerra Tulena
Sincelejo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.