Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/19/2011 12:00:00 AM

Cartas

"Como diría Mercedes Sosa, “¡que vivan los estudiantes!”", Rafael Bermúdez, Tunja

Foto de premio

Quiero felicitarlos por la portada de la edición n.° 1541 (la foto del estudiante abrazando al policía). Esta foto merece el Premio Pullitzer por mostrar que sí es posible la convivencia entre los colombianos. ¡Qué fotaza! Felicitaciones de nuevo.

Leonor Quintero Restrepo
Cali


Ingenio y sensatez

A la imagen y al comentario de su portada de la edición n.° 1541, acoto: “Con ingenio se abrieron un espacio. Esperemos ahora que tengan la suficiente sensatez para aprovecharlo”.

Gilberto Silva Ospina
Ibagué


El adecuado sería

Titular equivocado el de ‘Grito de amor y de protesta’, de la edición n.° 1541. El adecuado sería ‘Pueblo élite abraza pueblo raso’.

Lope Flórez Quirós
Bogotá

 
De la Fiscalía General

SEMANA publicó en su edición n.° 1541 un artículo titulado ‘El factor Gómez’, en el que se afirma que la Fiscalía General de la Nación no ha concedido a los señores Manuel Nule, Miguel Nule, Guido Nule y Mauricio Galofre el principio de oportunidad “que les había prometido”. Como prueba, se exhibe una copia del “Acta sobre los términos para la aplicación del principio de oportunidad” suscrita el 18 de mayo de 2011.
Es importante aclarar que el acta mencionada no tiene ese alcance. La solicitud del principio de oportunidad y el acta suscrita solo son el inicio del trámite que debe adelantarse para determinar si los imputados cumplen los requisitos legales para acceder a ese beneficio. En el caso que nos ocupa, la solicitud presentada por los señores Nule está siendo evaluada por el jefe de la Unidad Delegada ante la Corte Suprema, quien habrá de tomar una decisión formal a través de una resolución.
Finalmente, es importante aclarar que el artículo 250 de la Constitución le impone a la Fiscalía General la obligación de ejercer la acción penal frente a las personas que cometen algún delito. Excepcionalmente, puede suspender, interrumpir o renunciar al ejercicio de la acción penal, pero solo bajo la condición de que se cumplan todos los requisitos previstos en la ley para la aplicación del principio de oportunidad. Por consiguiente, este no es un derecho, y así mismo ningún infractor de la ley penal puede exigirle a la Fiscalía General su aplicación.

Viviane Morales Hoyos,
fiscal general de la Nación
Bogotá


De Alfonso Gómez Méndez

Quiero referirme a la mención que de mi nombre se hace en un artículo de la edición n.° 1541, en el que se critica el acuerdo de la Fiscalía con el contratista Julio Gómez, uno de los involucrados en el llamado “carrusel de la contratación”.

Allí se dice lo siguiente: “El segundo episodio que ha aparecido es la mención de Alfonso Gómez Méndez. (...) salió a relucir la semana pasada en unas grabaciones que reveló RCN Radio en las cuales Germán Pabón, el fiscal que tuvo a su cargo la investigación por el carrusel de la contratación, mencionaba que Gómez Méndez le había pedido, en una reunión en su casa, en junio pasado, ver si podía ayudar en el caso de Julio Gómez”.

Quiero hacer las siguientes precisiones: 1. No existe grabación mía con el exfiscal Pabón. 2. Lo que publicó RCN Radio fue la que parece ser una grabación que subrepticiamente Alejandro Botero, autodenominado “testigo estrella” en el escándalo de la contratación, le hizo a Pabón. 3.Escuché al aire la grabación, bastante inaudible, cuando el periodista pone a “traducir” lo que allí se dice al interesado –Botero– en difundir las versiones que le convienen. 4. No se llamó –o por lo menos su artículo no lo informó– al doctor Pabón para verificar si es esa su voz y para preguntarle si autorizó que un testigo, que a su vez tiene investigaciones en su contra, le grabara una conversación. Bien habría hecho el autor del artículo en preguntarse por qué y con qué fines alguien graba secretamente a un fiscal. 5. Nunca le pedí al doctor Pabón, a quien conozco hace años, que “ayudara” a nadie y, por lo tanto, esa frase mía no aparece en la grabación ni existe en otra parte. En una conversación, de varias que sostuve con él en mi residencia sobre distintos temas, me limité a decirle que si podía recibir –como es normal– al abogado de uno de los contratistas, lo que ocurrió en el despacho y de manera pública, como hubiera podido corroborarlo el doctor Pabón si el redactor se lo hubiera preguntado. La respuesta del exfiscal a mí habría sido la de que “aquí de lo que se trata no es de salvar a un contratista sino de salvar a Bogotá”. Esta frase tampoco fue pronunciada por él ni por nadie en conversación conmigo. 6. Si el periodista escuchó completa la supuesta grabación clandestina, no entiendo por qué me mencionó solo a mí y no a otros, incluso con pública investidura, citados allí según que dice el ‘traductor’, y se limitó a citar mi nombre fuera de contexto, siendo, como soy, un particular que, por lo demás, nada tuvo que ver con la vinculación ni con la desvinculación del doctor Pabón de la Fiscalía General.

Para su claridad, le informo que por respeto, prácticamente no hablo con la señora fiscal ni en público ni en privado desde el día en que asumió sus funciones.

Alfonso Gómez Méndez
Bogotá


No es el fin

La caída de Alfonso Cano, como dice SEMANA (edición n.° 1541), “acentúa la situación de derrota de las Farc, pero eso no significa ni el fin de la guerrilla ni menos aún que la paz esté cerca”. No es este el fin de la guerrilla, por cuanto ella se ha acostumbrado al reemplazo de los líderes que han ido cayendo poco a poco, aunque cada vez sea más difícil hacerlo, sobre todo para conservar su unidad de mando; sin embargo, los frentes, aun diezmados, pueden convertirse en bandas de bandoleros (¿será un pleonasmo?) que para sobrevivir no dudan en acudir a delitos comunes como la extorsión, el secuestro y el asesinato.

Leila Delgado Almanza
Barranquilla

 
Sobre una columna

Solicito rectificación sobre imprecisiones de Daniel Coronell en su columna de la edición n.° 1537, ‘La quiebra próspera’. 1. Ni el Grupo Americaflor ni ningún integrante de la familia jamás han recibido un peso de Agro Ingreso Seguro. 2. Es totalmente falso que los créditos del Banco Agrario fueron “un favor” para la familia Nannetti, pues estos fueron otorgados en 2008 como parte de un programa nacional de ayuda al sector exportador y la familia Nannetti y sus inversionistas adquirieron el grupo Americaflor en 2009. 3. El Grupo ha prepagado 8.000 millones de pesos al Banco Agrario, así que no es verdad que “el Estado apenas recibió unos tardíos pagos parciales por intereses”. 4. No es cierto que dichos créditos se encuentran sin garantía, pues el banco tiene hipotecas y prendas sobre terrenos y cultivos. 5. El Grupo Americaflor ha presentado a la Supersociedades un plan para ponerse al día con sus empleados y repagar sus pasivos, ya que tiene los activos para hacerlo.

Nicolas Nannetti,
representante legal
Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.