Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/21/2012 12:00:00 AM

Cartas

"La tragedia de los indígenas comenzó en realidad en 1492" Eduardo Calle, Valledupar.

Nada nuevo

Como surrealista calificó SEMANA (edición n.°1576) el evento del señor presidente, Juan Manuel Santos, en el departamento del Cauca. Esta especial condición no es de ahora, es de una Colombia que desde hace más de 40 años está sumida en la violencia, el abandono y la corrupción; parece ser que la historia de este sufrido país se repite. Todos aspiran a la presidencia y a los altos cargos de la nación, con el afán aparente de solucionar los problemas del país, pero ya en el trono muestran su verdadera esencia e intención y hacen evidentes su desidia, su abandono y su falta de pertenencia. Todos van por lo suyo y no les importa nada el futuro de las próximas generaciones. Por ello, mientras no cambie ese modo de ser en los aspirantes al trono y haya una verdadera convicción de cambio, no dejaremos de repetir lo ocurrido en el pasado. Lo expuesto en el reportaje no es nada nuevo.

Gabriel Armando González García
Villavicencio

Toda una secta

En la entrevista al inhabilitado por la Procuraduría para ejercer cargos públicos, y cargador del elefante de Invercolsa, Fernando Londoño (edición n.°1576) se nota la existencia de la secta más peligrosa de Colombia, por la trayectoria de asociados tales como Álvaro Uribe Vélez, José Obdulio Gaviria, el entrevistado, Plinio Apuleyo, Juan Carlos Vélez, Luis Camilo Osorio, general Harold Bedoya, Alejandro Ordóñez, Alfredo Rangel, Darío Salazar, Rafael Nieto, Marta Lucía Ramírez y otros connotados defensores de la ultraderecha. A su jefe máximo le dicen Mesías, fuera del cual no hay salvación nacional. A pesar de que son innumerables la cantidad de delitos establecidos durante sus largas carreras, trinan día y noche, viajan por el mundo engañando ingenuos y reforzando a sus fieles. Tratan de desestabilizar las comunidades que son solidarias y consideran un mundo socialdemocrático compartido. Utilizan todas las armas para obtener sus fines; violencia y mentira son sus banderas. Son intolerantes, apasionados e iracundos. Esta secta ‘holocáustica’ está tratando de arrebatar el poder al actual gobierno y para ello llama a una Constituyente o vías de hecho militares. La secta no pasará porque la conciencia ciudadana se hará respetar.

Omar León Muriel Arango
Medellín


Pocos los beneficiados

En la edición n.° 1575 de SEMANA encontré un artículo bastante sorprendente para muchos y quizás realista para otros. Con el título de ‘África ruge’ se mostró cómo un continente de un pasado tan agobiante y deprimente está creciendo y tomando fuerza como el continente del futuro debido a su aumento en el PIB en los últimos años. Países como Angola, Kenia y Camerún han demostrado tener un avance no solo económico, sino tecnológico, social y político. Las guerras civiles y el hambre que se desataron en el siglo pasado hoy parecen disimularse un poco ante el enorme crecimiento económico. Lo paradójico del asunto está en comparar que, mientras se vislumbran nuevos horizontes de cambio y prosperidad para muchos, la pobreza, las enfermedades, el hambre y la mortalidad continúan con cifras estables. No se entiende cómo se habla de prosperidad y avance cuando unos pocos son los beneficiados y muchos otros siguen sufriendo. Pareciera que el índice que mide la estabilidad económica de una nación a veces no es tan justo como parece. Mientras la corrupción, la autocracia y la codicia continúen en el mundo, muy seguramente ninguna nación logrará disfrutar de unidad. ¿A Colombia le pasará igual?

Diego Alexis Pacheco
Ocaña


Conducir en Medellín

Con respecto al artículo ‘Todos partidos’, publicado en la edición n.°1576, quiero manifestar como ciudadano-víctima del sistema de fotomultas en Medellín lo siguiente: Queda claro que la concepción del sistema es monetaria y no pedagógica, por lo exagerado y la no razonable aplicación de las normas. Recientemente recibí un comparendo por pisar con la llanta delantera la línea previa a la cebra y me multaron por obstruir el paso peatonal –que quedaba libre– por el cual en ese momento no transitaba ningún ciudadano. Además, ya había sido multado por transitar a 71 kilómetros por hora en la regional de tres carriles, norma que posteriormente, ante las protestas, fue subida a 80 kilómetros por hora.

Conducir en la ciudad se ha vuelto un acto de tensión nerviosa, pendientes del velocímetro, de frenar en seco cuando el semáforo pasa a amarillo, etcétera. No hay ningún criterio pedagógico. Más parece que con la aplicación del adagio “la letra con sangre entra” no se obtiene alguna reducción en la accidentalidad y más bien se consigue la animadversión hacia la Secretaría de Tránsito y a su política autoritaria, represiva y monetaria. Es importante investigar más sobre el asunto y gracias por develarnos el origen de la política de las Fotomultas.

Carlos I. Vieira P.
Medellín


Sesgo elitista

Ilustro el obsoleto sesgo elitista de su artículo ‘Choque fatal’ (SEMANA n.°1576) mediante la inversión de los personajes: Resumen de la versión de su revista: “Miembro de una distinguida familia caleña, joven, apuesto e inteligente, administrador de empresas con futuro brillante, jugador de tenis y golf, y con todas las puertas abiertas, mata accidentalmente a tres motociclistas”. La versión invertida: Tres jóvenes apuestos e inteligentes, miembros de una distinguida familia caleña, administradores de empresas con futuros brillantes, jugadores de tenis y golf y con todas las puertas abiertas, mueren al ser atropellados por un conductor.

Y para su conocimiento, dolo eventual en derecho es muy diferente a la intención y premeditación que asumen. Es el conocimiento del daño eventual que puede causar un comportamiento. En este caso, saber que al conducir bajo los efectos del alcohol no se tiene la misma habilidad que al conducir sobrio y, por tanto, es probable causar daño e incluso la muerte. El artículo debió reflexionar más bien sobre los peligros de la mezcla del alcohol y los motores, por más brillante, apuesto y distinguido que uno sea.

Claudia Rueda
Bogotá


La hecatombe

Definitivamente la edición de SEMANA n.°1573 fue muy bien concebida, es algo no para leer y desechar, es para leer, releer, conservar y guardar y, cuando uno quiera reforzar su valor civil, volver a leer. Es muy estimulante que no se comulgue con la mediocridad y se censure a los corruptos. Qué gran acierto el de su portada, lástima que no están todos los que son. Lo entiendo, no hay cabida para tanta inmoralidad, me refiero a los que participaron en la ‘Deforma’ a la Justicia. Sus columnistas todos son sin igual, extraordinarios, se fajaron, son de admirar por su valor civil, su entereza de carácter y su capacidad de decir las cosas como se llaman. Toda la revista es muy buena y las páginas 132 y 133 sobresalen; que ‘Vladdomania’ me perdone por haberme emocionado tanto leyendo esta gran pieza contra la impunidad, el cinismo, la desfachatez, la hipocresía y la mentira. Esta sin duda es la verdadera hecatombe.

Julio Ogando García
Valledupar


El especial olímpico

La intención de este mensaje es darles una efusiva felicitación por el excelente especial dedicado a los Juegos Olimpicos Londres-2012, valiosísimo, único y bello este ejemplar, que hasta para consulta y colección merece ser dignamente conservado. Reiteradas felicitaciones.

Guillermo Quintero González
Medellín

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.