Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2012 12:00:00 AM

Cartas

"La transparencia con la que Santos manejó su problema de salud es un punto a su favor como demócrata" Felipe Barrera, Bogotá.

Ejemplo importante

Totalmente acertada la declaración de la revista SEMANA en su edición 1588: La salud de los gobernantes no puede ser considerado un problema privado. 
En Colombia, que nos encanta movernos entre las ramas, la falta de claridad en cuanto a la salud de los gobernantes se está prestando para todo. En el caso del vicepresidente, sindicalistas, políticos y la oposición quisieron sacarle partido al requerimiento del presidente del Senado, quien solicitó, teniendo en cuenta una eventual incapacidad del presidente Santos, un examen médico al señor Garzón para establecer su real capacidad física y mental. El examen no se hizo, pero las respuestas del vicepresidente generaron más inquietudes.

Por ello, es importante el ejemplo que dio el presidente Santos. De entrada planteó su problema y eliminó de una vez las especulaciones; lo que no ha ocurrido con otros gobernantes locales y extranjeros, sobre cuyo estado de salud se tiende un misterio total.

Mario Patiño Morris
Bogotá

Castigo ejemplar

Los felicito por el artículo de su edición No. 1588 titulada ‘Se destapó Emilio Tapia’. Curiosamente en esta misma edición en su sección Confidenciales menciona en ‘Perfil en Vanity Fair’ que  Madoff, quien protagonizó el más grande escándalo financiero de E.U., fue condenado a la bobadita de 150 años de prisión, desearía uno que aquí en nuestra querida Colombia,  hubiese penas semejantes para personajes siniestros como todos los que participaron en ese gigantesco desfalco a la ciudad, esos ‘honorables’  concejales, los ‘doctores’ Nule, los ‘respetados’ contratistas, esos ‘servidores públicos’ y a todos los que, amparados en sus cargos, traicionan la confianza depositada en ellos. Toda la nación espera el juicio, ojalá el castigo sea ejemplar.
   
Alirio Chaur Bernal
Bogotá
 

Fe de carbonero

De la lectura de los artículos sobre Emilio Tapia, Laura Moreno, Valerie Domínguez, noche de brujas, los 12  del patíbulo  y otros, publicados en SEMANA 1588, se confirma que para creer en la administración de justicia,  en muchos casos,  se necesita más que fe de carbonero  y que no pocos hacen que nada sea más torcido que el Derecho.

Carlos Fradique-Méndez
Bogotá

Aporte Bond

He sido un suscriptor y lector fiel de SEMANA desde hace muchos años. Me encantó el artículo sobre James Bond en la edición No. 1587, de cuyas películas me declaro fanático. Quiero aportar algo al respecto. Además de las 22 películas oficiales existen otras tres: Una de 1954 que fue un episodio de televisión en blanco y negro con el actor Barry Nelson como James Bond y el gran Peter Lorre como malvado. Otra de 1967, injustamente olvidada, una versión en comedia de Casino Royale, en la cual participaron varios directores famosos de la época, entre ellos, John Houston, con un elenco de primera categoría, entre otros, David Niven como uno de los James Bond (hay varios), Peter Sellers, Orson Welles y Woody Allen como Jimmy Bond (sobrino de James), quien es el villano de la película. En 1983 Sean Connery realizó como James Bond una versión de Operación Trueno, que se llamó Nunca digas Nunca Jamás, que no desmerece en nada de las de la franquicia original. Lo único que echa uno de menos es la música, que es distinta al tema principal. Las chicas Bond son Kim Basinger y Bárbara Carrera. Como dato curioso aparece Rowan Atkinson (Mister Bean), en un pequeño papel casi de extra.
 
Germán Torres
Bogotá

Dejen que se desvanezca

Preferiría creer que esta, mi admirada, seria y formativa revista SEMANA, no tiene una fijación adictiva con el expresidente Uribe, especialmente reflejada en sus reiteradas portadas,  no veo aconsejable para la salud mental del país tanta insistencia y en tal sentido una función terapéutica de la publicación sería evitarlas.
Día a día esa imagen de portada se difumina, se desvanece, permitan que ese proceso natural evolucione y se dé.

Carlos Marín Pinto
Bucaramanga.

No es lugarteniente

N. de la R: En relación con el artículo ‘Las grabaciones del último capo’, de la edición No 1586 de SEMANA, el señor Oscar Julián Ospina Marín envió una carta a esta revista para aclarar que si bien él es una de las personas que aparecen en una fotografía en la página 33, a la izquierda del jefe de sicarios del Loco Barrera, él no es lugarteniente del capo, nunca ha visitado el municipio de Tocaima y no es su primo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.