Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2012 12:00:00 AM

Cartas

"Dios quiera que en esta oportunidad el proceso avance y se pueda lograr la paz para este sufrido país. Pero no tengo dudas de que el camino estará sembrado de espinas" Felipe Fernández, Tunja.

Dios bendiga el proceso

A propósito de la edición n.° 1589, ‘Los hombres de la paz’, los colombianos debemos tener claro que estos seis negociadores del gobierno, dignos representantes y probos hombres, lograrán el acuerdo de paz con la Farc, poniendo fin al conflicto armado en Colombia. Todos los sectores que quieren participar no tienen claro que la paz es entre el gobierno y la guerrilla por el estado de rebelión de la misma. Cuando se consiga el acuerdo, todos los sectores podrán fortalecer la pospaz y entre todos tejeremos los caminos hacia la prosperidad y tranquilidad ciudadana. No podemos desbocar el caballo de la participación por derecho natural y heridas abiertas; hay que ser sensatos y crédulos, no dejemos envenenar la fuente de la paz. Dios bendiga este proceso hacia la convivencia pacífica.

Wilson Ruz Mejía
Montería

Y la moraleja es…

Felicitaciones al artículo de su edición n.° 1589 ‘La gallina de los huevos de oro’. Estoy seguro de que el crecimiento de la economía y el desarrollo de programas sociales está en cuidar lo que genera el crecimiento tributario en Colombia que es el sector minero-energético. Donde se debe fijar la mirada a la verdadera realidad, buscando estimular el crecimiento del sector minero y generando que la empresa privada y extrajera invierta con seguridad al contar con una estabilidad jurídica. Que no pase lo mismo de la fábula infantil que por ambición mataron la gallina para beneficio de unos pocos y no se quedó ni con la gallina ni con los huevos. Y la moraleja es… “con lo que tienes has de estar contento antes que abandonar todo por algo incierto”. Para poder lograr un país más competitivo frente a otros países, se debe mostrar que en Colombia se puede invertir y así alcanzar niveles de regalías suficientes que generen una mayor ejecución de los programas sociales y un mejor control por parte de las entidades fiscalizadoras. No se requiere imponer más impuestos, sino lo que anhela todo colombiano es que toda ganancia del sector minero-energético aporte para el desarrollo del país y busque aumentar el nivel de reservas hacia el futuro, un futuro que sea de gran abundancia y no de escasez y de hambre.

Mauricio Bolívar Cárdenas
Cúcuta

Solo con valores

En su edición n.° 1589, en su sección Vida Moderna, se refieren a un nuevo paradigma: creer que somos más inteligentes ahora de lo que fueron nuestros antepasados. Otra vez hacen mención a James Flynn, ya no para establecer diferencias de género sino, mejor esta vez, para resaltar que las condiciones actuales, saturando al ser humano de estímulos, dan una creciente conexión neuronal, cuadros sinápticos más complejos, con la consecuente y profunda capacidad de análisis sin quedarnos en la antigua obsesión de las diferencias para entenderlo. Hoy argumentamos con más fundamento, vemos todas las cosas más íntegramente. Esto pues hemos adaptado nuestra mente a un mundo dominado por símbolos no verbales. El conocimiento ha avanzado a pasos agigantados, hemos entendido mejor el pasado, hemos enfatizado en la educación como valor agregado. Si se mide el coeficiente de inteligencia (CI o IQ en inglés) –en categorías analítica, de memoria, perceptiva y verbal–, vemos hoy día mejoras notorias. Recordemos que antes, con menos estímulos había capacidad de adaptación, si no, no hubiese evolucionado la humanidad. Con valores evolucionamos, sin ellos nos perdemos en un mar de conocimientos.

Diego Casabianca Escallón
Bogotá


Receso en exceso

Muy interesante el artículo de la psicóloga Annie de Acevedo, (SEMANA n.° 1589), sobre el receso escolar, que además de afectar el proceso de aprendizaje es un dolor de cabeza para los padres. Cabe anotar que se perjudica también al pequeño comerciante como el vendedor de papas, helados, mecatos, loncheras, refrigerios, restaurantes escolares, transportes escolares, que dejan de percibir su sustento diario. Y quieran o no estas personas igualmente tienen hijos a los que deben criar y pagarles pensión del mes completo. Promover el turismo a cambio de todas estas personas que también aportan a la sociedad es inconveniente.

Juan Eugenio Pérez Tobar
San Juan de Pasto


UN HOMBRE PARA LA PAZ

Quiero felicitarlos por la portada de la edición 1589 con la que los colombianos nos encontramos con una esperanza para la paz. El señor Humberto de la Calle, un hombre con una trayectoria impecable, junto a Jorge Enrique Mora y los demás ‘hombres de la paz’ nos hacen pensar en el país que aún no conocemos: uno sin violencia; una Colombia donde los campesinos puedan vivir en la tranquilidad del campo; donde puedan crecer las nuevas generaciones sin noticias de muertes violentas; sin niños víctimas de minas quiebrapatas; sin soldados heridos y asesinados diariamente en la dura lucha que se desprende en nuestras montañas. Los colombianos podemos soñar con un proceso de paz limpio, distinto a los que se iniciaron en gobiernos anteriores, y confiar en que De la Calle no se dejará amedrentar.

Luisa Fernanda Botero
Pereira


Este país que mata los niños

La revista Semana nos presenta en esta edición un informe especial que nos hace conscientes de una desgarradora verdad para el país. Valoro el hecho de que la terrible situación que actualmente vive la niñez no haya pasado de agache y que así como hay páginas para dedicarle a la clase política, también las haya para la terrible violencia por la que pasan muchas familias en Colombia. El caso de Andrea Marcela García en Boyacá es atroz y es casi inevitable contener las lágrimas. Aunque el caso de Rosa Elvira también es reprochable, coincido en que el país no se alarmó tanto cuando se encontró el cuerpo sin vida de Andrea, con su piernita amputada y casi irreconocible por las quemaduras. No sé si la solución en contra de la violencia infantil sean más leyes, lo único que sé es que nuestro Congreso está loco al no permitir la cadena perpetua en contra de los que violentan a nuestros niños y como alguna vez dijo la misma senadora Gilma Jiménez, aquí matar a un adulto es homicidio, pero agredir o matar a un niño es simplemente maltrato infantil. Ojalá algún día Colombia deje de considerar a sus niños como ciudadanos de segunda categoría, tal como se afirma en el informe.

Amparo Cardona
Cali

N. de la R.: Por un error involuntario, en la columna de Antonio Caballero ‘Lo malo y lo bueno de Oslo’ (página 122) aparece José Antonio Celán, el Comunero, cuando lo correcto es José Antonio Galán, el Comunero. Presentamos excusas a los lectores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.