Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/2012 12:00:00 AM

Cartas

"No se esperaba nada mejor del discurso. Pero no debe amilanarnos". Carlos Gutiérrez, Bucaramanga.

No lo merece

Fue valiente la dirección de la revista al publicar en la portada de la edición n.° 1590 al señor Iván Márquez. Para los suscriptores y fieles lectores de “nuestra revista”, este personaje siniestro, que falta a la verdad, no merece esta distinción. Sin embargo, los colombianos ya asumimos que nos beberemos muchos tragos amargos antes de lograr la paz en nuestro país. Lo único bueno de la resentida intervención del señor Márquez, es que ya repitió lo que tenía que repetir; en adelante su participación, si es cierto que la guerrilla quiere la paz, tendrá que ser más objetiva y constructiva en función de liquidar el conflicto.

Mario Patiño Morris
Bogotá


Audiencia de conciliación

Excelente el artículo sobre la reunión de Oslo. (SEMANA n.° 1590). Mientras el gobierno envía la paloma de la paz con una rama de laurel, las Farc la envían con una corona de espinas. Creo que están confundiendo un proceso de paz con una audiencia de conciliación. Recordemos que cuando se inició la violencia en Colombia, aproximadamente hace 60 años, los motivos eran totalmente ajenos al memorial de agravios presentado en Oslo por Iván Márquez. Inclusive sus protagonistas eran cuasianalfabetas, de un bando campesinos camuflados de guerrilleros y del otro bando campesinos camuflados de soldados. Esta tendencia se ha mantenido y se ha empeorado con el reclutamiento de menores de edad. Y es obvio que la injusticia social se ha incrementado, pero la paz debe ser ajena a cualquier modelo de chantaje.

Danilo Yepes Recalde
Chachagüí


Un proceso político

Me gustó mucho el artículo de Daniel Coronell ‘cinco lecciones’ de la edición n.° 1590, porque comenta la realidad que enfrenta el proceso de paz. Porque no hay que desconocer la historia y sobre todo las lecciones del pasado. También es necesario entender que este proceso es sobre todo político, y en él se mueven conflictos de interés y relaciones de poder. Ese es el mundo político y es necesario, porque sin política no hay ni gobierno ni administración, y sin administración no hay canalización de objetivos, ni de recursos. Lo que es perjudicial son las acciones que realizan las Farc, que pretenden engañar con una ideología, pero que han demostrado con innumerable cantidad de hechos despiadados sus verdaderos intereses. Y con su engaño no solo pretenden engañar al país, sino también a la comunidad internacional. Recordemos que el fin no justifica los medios, y que hay unas victimas y un país que esperan paz, justicia y reparación.

Juan Carlos Rincón
Medellín


Por el turismo

El sector de la educación en Colombia es tratado como un apéndice de los temas estructurales. Para la muestra un botón: el receso obligatorio decretado por el gobierno en la segunda semana de octubre es contraindicado. La nota en SEMANA edición n.° 1589 es fundamentada. Con el pretexto de que la ocupación no es la esperada por la hotelería, no tuvieron inconveniente en hacer lobby en el Ministerio de Educación para hacer que se aceptara ese receso sin tener en cuenta la dañina interrupción del proceso educativo a finales de año, que es cuando el estudiante necesita mayor continuidad. Además, como si en este país la mayoría de las familias tuvieran los recursos para andar de paseo en diversas épocas del año.

José Benigno Morales A.
Neiva


Sobre un confidencial

Leí en SEMANA (edición n.° 1588) que se atribuyó mi estancia en Colombia al deseo de escapar de Italia por los procesos a los que fui sometido por mi trabajo de fotógrafo. Se me ha acusado de haber violado la privacidad y el domicilio de Berlusconi. Por la violación de domicilio, el juez, previo informe de la Fiscalía, ha decidido no seguir el proceso porque el hecho no “existe”. Vivo en Colombia porque estoy casado aquí y tengo dos hijos, porque Berlusconi hizo a mi alrededor “tierra quemada”, como se dice en Italia, y entonces no he encontrado un solo editor que haya tenido el coraje de publicar mis fotos porque le tienen miedo. Desde 2006 llevo adelante un proyecto que luego de seis años se hace realidad, un libro que sale en estos días en Italia y que ilustra la cocaína, el mundo que la rodea, y su recorrido de muerte. Sin embargo, la razón de vivir en Colombia sobre todo es económica. No pudiendo trabajar en Italia, mi familia y yo sobrevivimos gracias a una pequeña pensión de un local que heredé de mi padre. Sin embargo, yo no huyo de los procesos, más bien todo lo contrario.

Antonello Zappadu
Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.