Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/15/2012 12:00:00 AM

Cartas

"No quiero ni pensar en la gente que perdió su fortuna en InterBolsa" Carlos González B., Cali.

No son tan aislados

El artículo ‘Pruebita de Amor’ en SEMANA n°. 1594 mostró que no son tan aislados los casos en los que la tecnología que ponemos en manos de niños y adolescentes para maximizar su potencial, les facilita cometer graves equivocaciones y ponerse en riesgo.

Parece impensable que una niña, un niño o un adolescente envíe a alguien una foto íntima, pero lo están haciendo. Muchos han tenido buena educación y acompañamiento en su crianza. Pero a pesar de conocer los riesgos, no son conscientes de lo que está en juego. Los adultos debemos dar un claro mensaje para que no pongan su intimidad en la web, enseñémosles a no dejarse presionar y a decir no con firmeza.

¿Y qué ocurre con los que reciben la foto?, ¿son incapaces de ponerse en la situación del otro? Hagámosles ver que esa imagen no les pertenece, que con cada nuevo clic se hace más daño, que si alguien se equivocó enviándosela, no está bien verla, mucho menos almacenarla o enviarla. Y que es un daño irreparable.

Digámosles que nunca guarden o envíen imágenes de menores de 18 años en situaciones eróticas, porque además de todo lo anterior, estarían participando en un delito llamado Pornografía Infantil: una forma de abuso sexual. Invitemos a todos a frenar esta cadena de errores, que si saben le cuenten a un adulto confiable e informen en www.teprotejo.org, si prefieren, de manera anónima.

Carolina Piñeros Ospina, directora de Red PaPaz
Bogotá

Sobre el fuero

El columnista Antonio Caballero, en su artículo de opinión ‘El desafuero’ en SEMANA n°. 1.595, retrata fielmente el pensamiento de muchos colombianos acerca del fuero militar. Como bien lo expresa en su columna "no suele ser Justicia, sino encubrimiento", premisa comprobada hasta la saciedad, según hechos históricos y recientes.

Con la solidaridad de cuerpo, se acude por parte del estamento militar, al tergiversado "honor militar", en el entendido que todas sus acciones son consideradas legales y por tanto deben tener el respaldo de la sociedad y, por supuesto, de todos los mandos. Definido está que si todas las operaciones militares se realizaran con sujeción a la ley y el respeto por los derechos humanos, estaría de sobra el invocar fuero militar, pero como no ocurre así, se busca una protección extra que les daría "patente de corso" para cometer sin inmutarse, toda clase de desafueros, con el convencimiento que la Justicia ordinaria y menos la Justicia penal militar podrá procesarlos.

José Benigno Morales A.
Neiva


En defensa de Plazas

En su articulo ‘El desafuero’ por Antonio Caballero, publicado en la revista n°. 1595, el autor menciona las condenas del coronel Plazas y del general Arias como las “únicas condenas logradas en 26 años”. Evidentemente, en lo que se refiere al coronel Alfonso Plazas, de acuerdo al magistrado Hermes Dario Lara Acuña en su libro Plazas Vega es Inocente, el juicio en el cual la jueza Jara condena a Plazas Vega a 30 años de cárcel está plagado de errores e imprecisiones. En vez de promover la Justicia, parece más bien que hubiera sido manipulado por “ciertos intereses” sin hacer caso a las evidencias concretas.

Se ha comprobado, por ejemplo, que el testigo clave Edgar Villamizar resultó que “no tuvo que ver con el proceso del Palacio de Justicia y que nunca había visto a la fiscal Buitrago salvo en la televisión” y declaró bajo juramento que no había estado en Bogotá durante dichos sucesos ya que se hallaba prestando servicio en el batallón Vargas radicado en Granada-Meta, además, y que ni siquiera conocía al coronel Plazas. Aparentemente, alguien se tomo el trabajo de fabricar este falso testimonio.

Que se haga justicia es importante en nuestra democracia, pero no a costa de crear una injusticia, como es la de condenar a 30 años de cárcel a un individuo que de acuerdo al magistrado Lara Acuña, quien es una eminencia en derecho y se tomó 16 meses estudiando este caso, es totalmente inocente. Si aún no han leído el libro del magistrado Lara Acuña lo recomiendo.

Jaime Suárez
Los Ángeles (Estados Unidos)

Por los enfermos de cáncer

En la edición n°.1596 de esta revista publicaron un informe sobre la incidencia del cáncer en Colombia, los índices de mortalidad y el nivel de oportunidad, pertinencia, calidad y eficacia en la prestación del servicio médico por parte de las EPS y en general del sistema de salud. Felicitaciones por este trabajo, toda vez, que el drama que sufren las familias cuando un ser querido es diagnosticado con cáncer es terrible. Más aún cuando se trata de niños.
Sensibilizar y evidenciar un tema como el cáncer contribuye a que estos pacientes y sus familias, tengan un real y efectivo apoyo del Estado. Ya que la realidad, principalmente de los pacientes que son del régimen subsidiado, es terrible. Diagnósticos tardíos, citas con especialistas indefinidas en el tiempo, escasez de medicamentos, autorizaciones perdidas en las tramitologías, tratamientos interrumpidos.

En el caso de los niños, los especialistas nos informan, que un niño diagnosticado a tiempo, tratado a tiempo y sin interrupciones, tiene enormes y grandes posibilidades de sobrevivir. De allí la importancia de cumplir la Ley 1388 de 2.010 de Protección a los niños con cáncer y la Ley 1384 de 2.010 –Ley Sandra Ceballos- de Protección a los Adultos con cáncer.
Vivimos por experiencia propia la omisión de muchas EPS bajo el argumento, que estas leyes no estaban reglamentadas, lo cual, no es impedimento para que se cumpla a cabalidad. Las leyes dieron seis (6) meses a los Ministerios de Salud y Educación, para su reglamentación, hecho que no ocurrió. Por eso presentamos demanda de Acción de Cumplimiento y en buena hora, el Tribunal Contencioso Administrativo ordenó a estos ministerios que en tres (3) meses debían reglamentar la Ley 1388 de 2.010 de Protección a los niños con cáncer. Orden dada desde septiembre de 2.011 y siguen sin cumplirla. También, el Consejo de Estado en septiembre de esta año, ordenó a estos Ministerios que en ocho (8) meses deben reglamentar la Ley Sandra Ceballos, ojalá cumplan. Muchas gracias.

Jaime Sierra Delgadillo
Popayán

Fe de erratas

N. de la R. En la edición anterior, por un error de compaginación, una frase de la entrevista de María Jimena Duzán salió incompleta. El texto correcto de una respuesta de Jaime Granados es: “No es cierto que el señor Erik Anderson tomara decisiones sobre el manejo del portafolio”

Columnistas en receso

N. de la R. Por razones personales, en esta edición no escribieron Daniel Coronell ni Antonio Caballero. Reaparecerán en el próximo número.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.