Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2013/03/02 00:00

Cartas

"No hay que olvidar que después de la tempestad llega la calma", Rodrigo Bejarano, Bogotá.

Cartas

La esperanza de un país


Respecto a la entrevista hecha por María Jimena Duzán a Iván Márquez, el jefe negociador de las Farc, debo confesar que al terminar de leerla me llené de esperanza. Tengo 21 años y sé que no he sido testigo de la recrudescencia y la sevicia del conflicto que se lee en novelas históricas como Lo que el cielo no perdona y Guerrilleros, buenos días, pero también soy consciente de la necesidad inminente de poner fin al conflicto armado y empezar a construir entre todos un país sin violencia. Si el señor presidente leyera este comentario quisiera decirle que es preciso diseñar un programa posconflicto que garantice un trabajo digno y la reinserción para los guerrilleros, que en realidad son campesinos sin oportunidades de educación, hombres oprimidos por el horror de la violencia y acostumbrados al monte. Es preciso decir que la guerrilla empezó hace más de seis décadas con ideas de libertad y paz, y que aunque hoy están mancilladas por prácticas inhumanas como el secuestro, la extorsión y el reclutamiento de menores, tienen convicciones que deberían ser meditadas por el gobierno, y por los colombianos. 

Carlos Andrés Peralta 

Bucaramanga


Sí están delimitados


Según el artículo ‘El agua y el oro’, de la edición nº. 1608 de SEMANA, “el problema es sencillo: el país no sabe dónde empiezan ni dónde terminan muchos de sus ecosistemas”, me permito hacer la siguiente aclaración:

Santurbán y los demás páramos del país sí están delimitados. Así lo corroboró la doctora Brigitte Baptiste, directora del Alexander von Humboldt, en la edición nº. 1602 de esta misma revista, “Colombia sí sabe los límites de sus páramos”.

La resolución 0937 de 2011, del Ministerio de Medio Ambiente, adopta la cartografía elaborada a escala 1:250.000 proporcionada por el von Humboldt, contenida en el Atlas de Páramos de Colombia, para la identificación y la delimitación de los ecosistemas de páramos. Una cosa distinta es que cuando autoridades ambientales competentes actualicen los estudios, serán adoptados “siempre y cuando la escala cartográfica utilizada para su delimitación sea igual o más detallada que la escala 1:25.000, y no se aumente la cota que fue definida como límite altitudinal para el ecosistema, ni se disminuya la extensión total de área establecida, según la cartografía utilizada en la cartografía escala 1:250.000”. Es decir, mientras tanto estará vigente esta última. Esto es ratificado por el artículo 202 de la Ley 1450 –Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014–. Además, la resolución 0937, parágrafo 2º del artículo 1º, afirma que “bajo ninguna circunstancia se podrán autorizar actividades mineras o cualquier otra que resulte incompatible con estos ecosistemas”.

Con base en la resolución 0937, la Anla –mediante concepto técnico 503 de 2012, dirigido a la CDMB, para los fines pertinentes– menciona las empresas que hacen actividad exploratoria en páramo y piso altoandino (página 21, numerales 4.2; 4.2.1; 4.2.2; y 4.2.3). ¿Qué ha hecho la CDMB al respecto?

En ese orden de ideas, ni los santandereanos ni los colombianos entendemos por qué el Estado colombiano permite que las mineras sigan explorando en zonas de páramo. El Estado debe cumplir con sus deberes constitucionales en materia de protección ambiental.

Erwing Rodríguez-Salah

Bucaramanga


De Fabio Valencia


Con sorpresa e indignación he registrado la publicación del artículo ‘Semáforo en rojo en el tránsito nacional’, en la edición nº. 1608.

Quiero reiterarle, como le respondí a uno de sus reporteros, que no conozco la empresa Quipux. No conozco su origen, ni su trayectoria, no sé quiénes son sus socios y obviamente no tengo –ni he tenido– ninguna relación con ella.

Lamento que mi respuesta no hubiera servido para evitar la publicación, que me presenta como eventual motor político de la citada empresa y relaciona con la misma al exministro Juan Gómez Martínez.

La forma como plantean los hechos constituye una infamia de muy mal gusto. ¿Qué persiguen ustedes? ¿Enlodar mi nombre? ‘De la calumnia algo queda’, dice el refranero popular. 

Fabio Valencia Cossio

Bogotá

La torre-poporo


Ante el confidencial ‘Malicia indígena 1’ (SEMANA nº. 1608), me permito aclarar el asunto, así: la nueva torre de control del aeropuerto Eldorado fue diseñada por el consorcio Ineco-GOP, conformado por empresas especializadas y reconocidas mundialmente en diseños de aeropuertos. Si bien es cierto que el diseño resalta la cultura muisca, el objetivo específico de su piel exterior es garantizar la estabilidad y rigidez de la estructura, por lo que no es cierto que su apariencia, estéticamente agradable y a tono con la tradición de la región, implique un costo adicional.

Lo que sí es cierto es que la nueva torre de control de Eldorado será la más alta de Suramérica, la mejor equipada para operaciones –incluso de cero visibilidad– y lo más importante, está diseñada para atender la tasa de crecimiento de las operaciones aéreas y la futura demanda de Eldorado por las próximas décadas. Que de paso se convierta en un ícono arquitectónico para la ciudad es una ventaja adicional.

Santiago Gómez Castro, director de Aerocivil

Bogotá

Un maravilloso magisterio


Hizo bien SEMANA en dedicar la portada de la edición nº. 1607 a Benedicto XVI, el papa que a todos sorprendió con su renuncia. No solo por la gestión que realizó en el gobierno de la Iglesia, –una de las tres tareas de todo pontífice, las otras son enseñar y bendecir– el papa Ratzinger también merece reconocimiento por su maravilloso magisterio. Este gran intelectual y teólogo extraordinario que siempre mantuvo en primer lugar su labor sacerdotal. Junto a la admiración que ha despertado su valerosa decisión, muchos sentimos un profundo pesar ante la inminente “desaparición para el mundo” de este hombre grande. 

Carlos Julio Cuartas Chacón

Bogotá

Lo más cínico


En la edición nº. 1603 María Jimena Duzán realizó una entrevista al señor Juan Carlos Ortiz. La verdad, no sé qué reacción me produjo la misma, si tristeza o enojo, al ver cómo este señor de la manera más cínica posible manifiesta: “Pero le aclaro: prácticamente a todo el mundo se le pagó y se liquidó bien”, refiriéndose al caso de Proyectar Valores, la entidad vigilada en la cual deposité mis ahorros; ya que tengo 85 años de edad y no tengo pensión. Solicité el día 21 de junio de 2011 el retiro en efectivo de mis ahorros que nunca me fueron entregados. Luego vino la intervención tardía de dicha empresa.

Desde esa fecha he enviado toda clase de derechos de petición y a enero de 2013 solo he recibido en varias cuotas el 50 por ciento de mis ahorros y no me dicen si podré recuperar el resto. Me he visto abocado a una situación económica muy difícil y creo que somos muchas personas las que estamos en esta situación.

Al ver a este personaje afirmar que ya nos pagó y liquidó bien y saber que también está involucrado en el caso de InterBolsa, me da dolor e indignación saber que continúa en su actuar ilícito, sin pensar en el daño y perjuicio que nos ha causado a familias colombianas de bien, y manifestar con todo el cinismo del caso que su fuerte no es administrar. 

Luis Jorge Torres Parra

Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×