Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2013 12:00:00 AM

Cartas

"Muy pertinente su informe sobre los Caínes. No más violencia en la televisión", Carlos Arregocés, Bogotá.

Altos intereses

Interesante el artículo acerca de la controversia generada por la serie de TV Tres Caínes. (SEMANA n°. 1612). Me sorprende, sin embargo, que no consideren que esta se haya generado por el hecho de que el paramilitarismo está muy vigente y especialmente ligado a la política de cada región de nuestro país y, en consecuencia, a la política nacional. Con esta serie se tocan intereses de quienes nos gobiernan.

Liliana Arango G.
Bogotá

0 cambiar de canal

Deseo expresar mi opinión con respecto al artículo denominado ‘¿Los malos se toman la TV?’, (SEMANA n°.1612) vigente hoy en Colombia y que trata uno de los temas más polémicos y sociales de los últimos tiempos.

Soy docente de Mercadeo y Publicidad en dos universidades de Medellín, a partir de este precedente me encuentro en una encrucijada: como profesional debo apoyar la pauta comercial, en este caso la franja triple A de la televisión, pero como ciudadana que ha sufrido durante décadas el problema de la violencia en mi ciudad, debo decir No Más a la glorificación de pseudohéroes que han logrado sus triunfos a costa de la tranquilidad de terceros.

Hablar más de este tema es seguir divagando sobre una discusión bizantina, hay quienes quieren ver el circo en la televisión, otros preferimos contenidos de calidad y menos facilistas. Sin embargo, el impacto vino por el tono del artículo publicado por ustedes, considerado por muchos (y por mí también) como parcializado e incluso agresivo para quienes no comulgamos con más violencia ficticia en televisión. El punto que más hirió mi susceptibilidad fue el cierre, que invita con una frase escueta y desafiante a hacernos “los de la vista gorda”: “(...) Puede que no sea del gusto de todo el mundo. Pero el que no quiera ver este capítulo de la historia, lo único que tiene que hacer es cambiar de canal.”

Nuestra sociedad está caracterizada por una postura pasiva, sin criterio; los colombianos no somos desafiantes, no cuestionamos, no nos involucramos. Hace años, cuando el secuestro era el pan nuestro de cada día, nos invitaron con campañas en medios a no ser indiferentes al problema porque “no nos tocaba”. En esta ocasión, con decir de manera desafiante “si no le gusta, no lo vea”, es como decirle a la población: si ve algo que no le gusta, pase la calle o cierre la ventana y quédese callado. Señores, así no funciona una sociedad comprometida con el desarrollo.

Es importante entender que a los primeros que les debemos lealtad es a nuestros congéneres, a los otros colombianos, colegas, amigos, familiares que por fin desean demostrar que este país no ha perdido el criterio detrás del miedo a expresarse. La forma no es diciendo “cambia de canal”, la forma es hablando de tomar posturas reflexivas, de compromiso social, responsables frente al desarrollo de la sociedad.

Como dice Voltaire: “No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. Esto lo pienso con respecto al artículo y sería muy valioso que ustedes también asumieran esta posición frente a los ciudadanos que dicen No Más frente a cualquier tema, no invitarlos a “cambiar de canal”... ¿Qué pasaría entonces si los que leemos semanalmente su publicación nos cansamos de lo que algunos columnistas expresan? ¿También deberemos cambiar de revista?

Luisa Montalvo Arroyave
Medellín

En pleno siglo 21

Acerca de la respuesta a la pregunta 79 de su informe ‘Cómo somos los colombianos’ de la edición n°. 1611, parece patético y resume otras tantas respuestas del cuestionario... Lo es que en pleno siglo XXI y después de que otros seres humanos en otro lado de este planeta hayan atravesado el mar no solo con una autopista, sino con trenes por demás de alta velocidad, nos quieran vender que el país sufre de problemas topográficos, los cuales, señor director técnico de la Cámara de Infraestructura, han sido superados desde mediados del siglo pasado en otros países de Europa, como Italia, Francia y España. Pero el país de la corrupción nos ha pedido callar y aceptar las montañas como un problema que no tiene solución.

¿Será así? ¿O mejor que la platica estará mejor en los bolsillos de quienes creen que en este país de mestizos y poco alfabetizados somos además retontos?

Tere Cuartas J,
Bogotá

Insuficiente cultura política

En los confidenciales de la edición n°. 1611 de SEMANA ‘Las firmas contra Petro’, a propósito del tema de las firmas para convocar un referendo de revocatoria para los mandatarios locales, se dice que la Corte Constitucional estudia una ley que rebajaría la base de participación en el referendo del 55 por ciento del total de personas que votaron en la elección del funcionario. Aceptemos, Colombia no tiene la suficiente cultura política para utilizar este mecanismo. Facilitar este tipo de referendos solo animará más a los opositores políticos del mandatario de turno a buscar su caída. Soy de provincia, desde mi óptica un poco lejana considero malo el mandato Petro, otro que revalida el fracaso total de la izquierda en Colombia en las oportunidades de oro que han tenido al frente del segundo cargo de la nación. Pero, primero, se le debe dar el espacio, se lo ganó en franca lid y segundo, tengan la absoluta seguridad de que los intereses de la convocatoria son políticos y no de solidaridad ciudadana. Si facilitamos este mecanismo, nos la pasaremos en permanente contienda política por el poder, sin poder concentrarnos en lo fundamental, como reiteraba Álvaro Gómez Hurtado. En nuestra ciudad, Ibagué, a un exsenador en decadencia le pareció que el mejor mecanismo para tratar de catapultar la naciente carrera política de su hijo era buscar la revocatoria del mandato de nuestro actual burgomaestre Luis H. Rodríguez. Los mandatarios serios y responsables trabajan por la ciudad con proyección, para que sus ejecutorias traspasen periodos y así sus verdaderos resultados se reflejen después de cumplido su encargo. Miremos a Jaime Castro en Bogotá. Señores de la Corte, mucho cuidado con facilitar convocatorias en este país politiquero.

Gilberto Silva Ospina
Ibagué

Precisiones astronómicas

Quisiera hacer unas precisiones sobre lo dicho por la directora del Planetario de Bogotá en entrevista a la revista publicada en la edición n°. 1611 del 17 de marzo de 2013. Afirma, cuando se refiere a la educación en Astronomía en Colombia, que en el país solo hay un posgrado en la Universidad de los Andes y un pregrado en la Nacional, sede Medellín. Sorprende por lo mal informada. Ni en Los Andes hay posgrado en Astronomía, ni la universidad que ofrece el pregrado en Medellín es la Nacional. El único posgrado en Astronomía en Colombia es la maestría que ofrece el prestigioso y ampliamente reconocido en la comunidad astronómica del país Observatorio Astronómico Nacional, adscrito a la Universidad Nacional (Bogotá). El único pregrado del país es ofrecido por la Universidad de Antioquia, en Medellín. Es importante que una persona en un cargo tan importante se informe mejor o se asesore con personas mejor informados del estado de la educación en Astronomía en todo el país.

Jorge Zuluaga Coordinador del Programa de Astronomía, U.de A.
Medellín
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.