Domingo, 21 de diciembre de 2014

| 2013/05/25 00:00

Cartas

"La reelección debería ser eliminada definitivamente", Carlos Peralta, Bogotá.

Cartas

Amistad indisoluble

Leí en su edición edición n.° 1617 el artículo ‘El fallo de La Haya: ¿Triunfo de Nicaragua o cuento chino?’, y creo que algunas opiniones del artículo acusando irresponsablemente a China y a la jueza Xue Hanqin de la Corte Internacional de la Haya carecen de fundamentos. Al respecto, quiero hacer las siguientes indicaciones: 

Primero, según el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, la Corte es un cuerpo de magistrados independientes elegidos, sin tener en cuenta su nacionalidad, de entre personas de alta consideración moral y que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más altas funciones judiciales en sus países, o que sean jurisconsultos de reconocida competencia en derecho internacional. Esto significa que todas las decisiones que toman deben corresponder al Derecho en vez de a las posiciones de sus gobiernos. Razón por lo cual, creo que el artículo significa una acusación irracional a la integridad y moral profesional de la jueza Xue. 

Segundo, después del fallo sobre la disputa territorial y marítima entre Nicaragua y Colombia, la jueza Xue hizo una declaración con reservas al fallo, la cual se puede consultar en el sitio web de la Corte. La supuesta posición de la jueza Xue mencionada en el artículo no corresponde a la verdad.

Tercero, en cuanto a la aparente participación de China en la construcción del canal interoceánico de Nicaragua, de hecho, el día 15 de noviembre de 2012, el Ministerio de Comercio de China publicó un comunicado, advirtiendo a las empresas chinas para que no se involucren en este proyecto debido a la falta de relaciones diplomáticas entre China y Nicaragua y a los altos riesgos eventuales. El comunicado también se puede encontrar en el sitio web del Ministerio de Comercio de China.

Desde el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Colombia en 1980, las relaciones bilaterales de amistad  vienen desarrollándose de manera sostenible y estable. Las dos partes siempre se ofrecen preciosos apoyos recíprocos en los temas de interés nacional. Las cooperaciones en todos los ámbitos se profundizan constantemente, trayendo tangibles beneficios para los dos países y pueblos. Estamos muy agradecidos por los incesables esfuerzos de los amigos colombianos por promover las relaciones bilaterales a lo largo de los años y esperamos contar con más amigos en la amistad sino colombiana. La parte china está dispuesta a trabajar junto con la parte colombiana para estrechar aún más las relaciones amistosas entre nuestros dos países.

Wang Xiaoyuan, embajador de China

Bogotá

La reelección

No debe existir ninguna duda de que el presidente con su afirmación en el sentido de que “aspiraba a ver renovado su mandato en los comicios del año entrante”, dio el inicio o la pista principal a su reelección y como bien lo  afirmaron la mayoría de comentaristas,   “en Colombia comenzaron las campañas...”.

El informe ‘El comando de la reelección’ en la edición No. 1620  acierta al sostener que “por primera vez en el país, un presidente buscará la reelección inmediata sin cambio de reglas”. Es elocuente la afirmación  en el sentido que el anuncio del presidente prendió la caldera de la política en todos los ámbitos nacionales y el hecho político de la reelección presidencial ocurre debido a que la figura de la reelección presidencial por cuatro años está viva, mejor dicho, está vigente desde el punto de vista de lo legal. Además, si en el curso de la presente administración se logran acuerdos con las Farc, es oportuna la frase del escritor holandé Erasmo de Rotterdam según la cual “la paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa”. Es válida la observación en el sentido de que los acuerdos para la pacificación del país son el comienzo de la construcción de la paz estable y duradera a la que todos aspiramos. Si la logra el actual gobierno que preside Santos, contribuirá con creces a su inmediata reelección.

Finalmente y en forma concreta, si el presidente Juan Manuel Santos Calderón quiere postularse para la reelección, que aproveche lo que ya está consagrado y vigente en la carta magna. 

Jorge Giraldo Acevedo

Santa Marta

No como en Venezuela

En la edición n.° 1620 de la revista SEMANA, leímos con gran despliegue el proyecto de la reelección del presidente Santos, inclusive,  la portada nos muestra al grupo que liderará su ambición reeleccionista.

Sin embargo, el señor Santos informa que solo hasta el último día, acorde a lo que marco legal le permite, confirmará o no su decisión de participar en las próximas elecciones para presidente de la República de Colombia. Todo lo anterior no suena bien, porque sería mucho más sano y respetuoso para el país y los eventuales candidatos presidenciales, que de una vez el señor Santos manifestara su interés real; de esta manera el juego estaría abierto y quienes aspiran a competir por el primer puesto en el país sabrían a qué atenerse, teniendo en cuenta las ventajas de un candidato-presidente.

Los colombianos no queremos que nuestro próximo evento electoral se parezca al venezolano: Todo para el candidato del Estado, nada para los demás.

Mario Patiño Morris

Bogotá

Democracia perfecta

En su edición n.° 1619, SEMANA vuelve a arremeter contra Ecuador, en este caso contra su gobierno, reelegido por histórica mayoría.  Entre los abusos cometidos por SEMANA está la selección de una de las fotos principales: el presidente Correa aparece en el momento en que lanza una carcajada. En el contexto, la foto pretende hacer que Correa aparezca como un cínico que ante las acusaciones de SEMANA solo responde con grandes risas. (...)

SEMANA dice que Rafael Correa forma parte de un grupo de gobernantes que cambiaron las reglas “para ellos” y “aplastaron”  las minorías con “populismo”.  El gobierno ecuatoriano respeta los derechos de las minorías, pero obedece la voluntad de las mayorías. Atrás quedó el país gobernado por una minoría de banqueros, empresarios y dueños de medios de comunicación. En todo caso, lo que según SEMANA  es “populismo” ha causado que la pobreza se reduzca un 12 por ciento y que por varios años nuestra economía tenga una de las tasas más altas de crecimiento en la región.

Por otra parte, SEMANA oculta que el primer periodo de Correa fue interrumpido por un llamado anticipado a las urnas a raíz de la nueva Constitución; la propia Carta estipula que esa primera elección no se considera reelección . (...) Por eso el 17 de febrero de 2013 fue la primera reelección del presidente Correa, en términos  constitucionales.

La revista oculta además las declaraciones del presidente en el sentido en que no optará por una segunda reelección en 2017: (…) “estos son mis últimos cuatro años”.

Ecuador respeta los sistemas de reelección democráticos de América Latina y también los de Europa, donde Tage Erlander, primer ministro de Suecia, estuvo 23 años en el poder, Helmut Kohl, canciller de Alemania, estuvo 16 años, (…) todos ellos con apoyo popular, bien sea directo o a través de los parlamentos (…).

Raúl Vallejo, embajador de Ecuador

Bogotá

Castigo político

Contradictoria la posición que asume SEMANA en el artículo ‘Solo falta que me maten’.  (edición n.° 1620). Acostumbrados estamos los lectores a ver denuncias, investigaciones serias, destapes de ollas podridas de parte de sus columnistas, que pocas veces tienen algún tipo de castigo político o judicial. Y ahora que la Justicia está actuando frente a uno de los funcionarios más corruptos del gobierno de Uribe, Andrés Felipe Arias, semana parece que se deja convencer de su cara de niño bueno.

Guillermo Franco Hleap

Cali

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×