Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/28/2013 1:00:00 AM

Cartas

Creo que la reelección de Santos es cada vez más difícil, pero no imposible.

Ineficiencia y corrupción
Qué vergüenza lo que refleja el informe de la revista SEMANA en su edición 
n.° 1638, y que hace referencia a los elefantes blancos que encontramos en Bogotá. Su costo es descomunal y sorprende que los responsables de estos monumentos a la ineficiencia y la corrupción no sean requeridos por las autoridades competentes para responder por tamaño exabrupto, que de seguro, lo único que ejecutó a tiempo fue el pago de las mordidas.

Mario Patiño Morris
Bogotá

Espeluznante
Felicitaciones por la entrevista a Popeye, un artículo que aunque espeluznante nos deja ver una triste y dura realidad de las mafias que imperaron en nuestro país durante muchos años.
Deseo pasar a otro tema, el de ‘la tan anhelada paz en Colombia’; las conversaciones con los guerrilleros son solo un sofisma de distracción y una ilusión para los más crédulos. 

¿A quién se le ocurre suponer que los jefes guerrilleros con suficiente dinero, plantaciones y sofisticados laboratorios de coca, dinero, negocios en el exterior, excelente armamento, campamentos con seguridades, comodidades, batallones propios, amplio personal de escoltas e individuos insertados en el Estado colombiano –a quienes pagan grandes sumas de dinero por mantenerlos informados– van a cambiar todo lo que tienen para entregar las armas y someterse a pagar varios años de prisión solo para convertir su movimiento guerrillero por un partido político?

No creamos el cuento de la paz. Así fue como engañaron a Pastrana, pese al regalo que les hizo de 42.000 kilómetros cuadrados de nuestro territorio (más grande Suiza); cuando por presiones políticas el gobierno accedió a sacarlos del Caguán, fueron avisados con antelación. Lo de ahora es otro engaño. 

Leopoldo Munévar R.
Barranquilla

De EPM
Sobre el artículo titulado ‘Drama de los mineros en el campus’ (edición n.° 1638) me permito realizar las siguientes precisiones: 1. Las personas alojadas en el coliseo de la Universidad de Antioquia no fueron expulsadas de sus hogares por el proyecto Hidroituango ni han sido reconocidas como víctimas de desplazamiento forzado. Por lo tanto pueden regresar a sus lugares de residencia. 2. Desde que están en el coliseo no ha sido posible para la autoridad determinar su número exacto, origen u ocupaciones. De hecho, según testimonio en el Noticiero de Teleantioquia, Nelson Giraldo el ‘minero’ asesinado, era agricultor hasta hace un año y medio. 3. En las reuniones con los líderes de la protesta en la Universidad de Antioquia los hemos invitado a que acudan a los mecanismos de quejas que tenemos previstos quienes se sienten afectados por el proyecto, sin que hayamos tenido respuesta positiva. 4. Con el mismo resultado, les hemos invitado a los escenarios de construcción colectiva de los 12 municipios de la zona de influencia para priorizar los proyectos que se ejecutarán con los 100 millones de dólares del Plan Integra a dos años, adicionales a los 1,5 billones que el proyecto tiene para la región. 5. Los impactos por el proyecto están siendo atendidos en la zona de influencia de manera rigurosa, en el marco de las leyes, las disposiciones internacionales y el respeto a los derechos, y sobre ello debemos dar cuenta a distintos organismos de control del Estado.

Juan Esteban Calle Restrepo,
gerente general de EPM - Medellín

Desconcertante
He leído el artículo ‘La lista de Uribe’ (edición n.° 1638) y hay dos cosas que me parecen desconcertantes. La explosión mediática que genera cualquier estrategia del expresidente Uribe, el nostálgico de poder, y la candidatura al Congreso, por solo mencionar uno, de su escudero, el señor José Obdulio Gaviria, cuya reputación y repertorio de calumnias y afirmaciones sin rigor periodístico son más que conocidos por la opinión pública. Me parece que ya estuvo bien que el señor Uribe haya gobernado ocho años y que se ufane de haber desmovilizado a los paras que él mismo ayudó a crear por acción u omisión con las llamadas Convivir.

Lo que está claro es que su gobierno dejó una cultura sórdida de ‘el fin justifica los medios’. La corrupción, el clientelismo y la burocracia florecieron durante su mandato. Muchos de sus congresistas están hoy condenados o investigados por vínculos con paramilitares; uno de los precandidatos a la Presidencia por el Centro Democrático, el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, está detenido por parapolítica. El general Santoyo, la yidispolítica, las ejecuciones extrajudiciales, la reforma a la Ley 100, etcétera. 

Esto que he dicho es bien sabido por la opinión y, sin embargo, no me explico cómo un medio como SEMANA, que se le midió a investigar y destapar escándalos históricos como el de las chuzadas del DAS en su gobierno, conociendo el poder descomunal que tenía Uribe, deshaga con el codo lo que hizo con la mano al darle protagonismo dedicándole dos páginas completas con fotitos y todo a un hombre tan polémico y no tan angelical como lo cree su cohorte de admiradores. 

Me parece que con un ‘confidencial’ o una nota en ‘enfoque político’ hubiera sido más que suficiente. Pienso que si se le dedican dos páginas completas a las derechas sedientas de poder, como medio de comunicación ecléctico también deberían dedicarles espacios a las izquierdas, que también merecen lugar en los medios de comunicación.

Andrés Peralta H.
Bucaramanga

Las portadas
Leí hace poco en la revista SEMANA –ediciones n.° 1634 y n.° 1635– dos comentarios que se referían al mismo tema: la falta de portadas de la revista dedicadas a las mujeres. 

Estoy totalmente de acuerdo con las personas que escribieron esos comentarios pues en muy pocas ocasiones, escasísimas, han salido mujeres en las portadas de SEMANA. Hay en el mundo y acá en Colombia mujeres muy valiosas que se han destacado o se destacan aún en diversos campos: administradoras, ministras, líderes políticas, presidentas de bancos internacionales, deportistas, activistas de derechos humanos, cancilleres, etcétera. 

Tenemos mujeres como una Angela Merkel, Marta Lucía Ramírez, Carolina Barco, María Ángela Holguín, Serena y Venus Williams, la nadadora Diana Nyad, Un San Suu Kyi (la premio Nobel birmana declarada presa de conciencia por Amnistía Internacional), Benazir Bhutto, María Clemencia de Santos, Mariana Pajón y muchísimas más que me es imposible enumerar aquí. Pero venimos hace tiempos con portadas de criminales, paramilitares, violadores, protestas callejeras violentas, narcotraficantes, Álvaro Uribe que parece que hubiera comprado la revista, ya estamos hasta la coronilla de este señor, de los paseos millonarios, etcétera. 

Claro que en las páginas interiores ha habido reseñas de algunas mujeres importantes y de grandes hazañas, pero es bueno que a ellas también se les reconozcan sus méritos y ameriten una portada. Creo no estar equivocada en este tema.
Alba Jaramillo Restrepo
Medellín
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.