Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/31/2009 12:00:00 AM

Cartas

"Quiero darle el beneficio de la duda al alcalde. Pero me huelo medidas improvisadas" Jorge Sánchez Buendía Bogotá

Poco imaginativa

Nunca me imaginé que el titular de SEMANA (edición #1395) fuera a tener una respuesta tan rápida por parte del alcalde Samuel Moreno, y menos me imaginé que esa respuesta fuera tan poco imaginativa y tan poco estudiada. Me parece más importante para disminuir lo conflictivo del tránsito de la ciudad que en realidad se haga respetar las normas de tránsito, que se cree cultura ciudadana por el respeto a los demás y a los peatones, que se inculque en todos los niveles de educación y que sea una exigencia en las escuelas de conducción el respeto por la vida y por los derechos de los demás. El día que esto suceda, a pesar de las dificultades del tránsito, será más placentero y menos peligroso conducir en Bogotá, mientras tanto, el dinero recogido en sobretasas y en impuestos justos se debe invertir en la malla vial y peatonal y no en burocracia y corrupción.

Pedro A. Pulido R.
Bogotá


Hipócritas y falsos

Falsos e hipócritas hemos sido todos y no sólo los falsos positivos narrados en el dossier secreto revelado en la edición #1395. Es cierto: las horripilantes actuaciones de algunos miembros de la Fuerza Pública revelan el talón de Aquiles de la seguridad democrática, que no es otro que el mismo talón que desmadra a la sociedad colombiana y la tiene postrada en el caos en que se encuentra. De ello hemos sido cómplices por omisión, permisividad y silencio guardado durante muchos años, en los que vimos con cobarde pasividad, carcomerse los cimientos morales de nuestra sociedad, de la que también forman parte los miembros de instituciones castrenses.

Ricardo Buitrago Consuegra
Barranquilla


No hubo requerimiento

En relación con el artículo ‘El dossier secreto de los falsos positivos’ (SEMANA #1395), quiero manifestarles mis agradecimientos por la oportunidad que me han brindado de conocer el contenido del informe de la comisión inspectora que generó mi retiro de la institución militar.

Debo manifestarles que en ningún momento fui requerido directamente ni tampoco mis oficiales del Estado Mayor por la comisión inspectora con el fin de indagar algún asunto. Es inadmisible que ella hable sobre negligencia u omisión del comandante de la Segunda División, cuando diariamente desarrollábamos dos operaciones a nivel división, 12 a nivel Brigada con 96 misiones tácticas en donde intervenían de 500 a 600 pelotones permanentemente en los cinco departamentos de la jurisdicción. A todas luces se establece que nuestra entrega en la dirección fue total, así como la insistencia reiterada al personal sobre la transparencia en los combates, siempre respetando la vida y la integridad personal. Sería tal mi entrega, que a pesar de mi rango y cargo descendí al nivel batallón y pelotón para efectos de control sobre dos aspectos importantes: la vida y la integridad de nuestros hombres neutralizando los campos minados, y la vida y respeto a la comunidad. 

Considero importante precisar que los mal llamados ‘falsos positivos’ son producto de la infiltración que han hecho las organizaciones terroristas y del narcotráfico en las filas de nuestro Ejército.

Brigadier general (r) José Joaquín Cortés Franco
Bogotá


Ningún vínculo

Dando alusión a lo pronunciado por SEMANA  en su edición #1395, de manera enfática aclaro que para la época en que sucedieron los hechos de Soacha no me encontraba como comandante de la Brigada Móvil 15, y no tengo ningún vínculo de tiempo, modo y lugar con esta situación; era en ese entonces el ayudante general del comando del Ejercito, cargo al que llegué no por  amistad sino por mi hoja de vida, ya que nunca había tenido ni tuve la oportunidad de trabajar  en ninguna unidad militar durante mi carrera con el entonces  comandante del Ejército general Mario Montoya Uribe.
Opto por pensar que de nada sirve haber entregado cuerpo y alma a mi país si lo único que obtuve como resultado fueron tristezas, lágrimas, desolación y el escarnio público. Pues de qué servirá demostrar que soy inocente, si ya existe un señalamiento hacia mí en los niveles regional, nacional e internacional y todos los ojos del mundo se fijarán en mí no como un ser que sirvió  a la patria durante 29 años, sino como un ser horripilante e indeseado.

Coronel (r) Santiago Herrera Fajardo
Bogotá


Contrato alguno

En la edición #1388, aparece que yo firmé irregularmente un contrato en 2006 por 23.000 millones de pesos. En torno a esa apreciación debo aclarar lo siguiente: 1. En efecto, la Procuraduría General me ha sancionado con una inhabilidad y destitución, sin embargo, seguiré ejerciendo mi derecho de defensa, por cuanto considero que ese organismo no valoró acertadamente las pruebas recaudadas. 2. Jamás he firmado contrato alguno por 23.000 millones de pesos, como ustedes consignan. Nunca, del período constitucional 2004-2007 celebré o firmé contrato estatal alguno con esa entidad territorial.

Freddy Forero Requiniva
Arauca
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.