Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/9/1996 12:00:00 AM

CAUSA O AFECTO

En su edición #355 publican dos artículos interesantes, sobre los discursos pronunciados por seis factibles precandidatos a la Presidencia de la República, en la asamblea de Anif. El primero hace un esbozo de tales discursos, y establece unas conclusiones, las cuales a mi juicio parecen acertadas; pero son más de forma que de fondo. El otro artículo, de Antonio Caballero, contiene opiniones cuyo estilo mordaz, no le resta valor a su juicio.Deseo referirme, en concreto, a la defensa que hace Caballero, de la intervención del doctor Horacio Serpa; asevera el articulista que el Ministro no fue aplaudido, porque sostiene que las causas de fondo de la violencia, son la pobreza y la inequidad social; Antonio Caballero se conduele por la indiferencia del auditorio (Anif) ante tal afirmación.En este punto, pregunto a Serpa y a Caballero ¿será que la violencia no es efecto, sino más bien la causa? Permítanme, señores, responderlo: la violencia no es a causa de la pobreza; la pobreza es causa y no efecto.Violentos pueden ser tanto los pobres como los ricos; violento es aquel que quiere serlo. Las Farc y el ELN, son muy ricos, y violentos; ese es su negocio. Pero también las potencias del mundo ejercen violencia; invaden naciones, venden armamento, y negocian con guerras, en aras de una paz, utópica porque ellos así lo quieren.Sostener que la inequidad social produce violencia, es demagogia así Antonio Caballero piense lo contrario. Porque al ciudadano común, mal denominado pueblo, le gusta oír de ideas que justifiquen estados de violencia. Y eso no es bueno.
Oscar Alberto Díaz García, Pereira.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?