Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2000 12:00:00 AM

Cizaña y odio

Que los colombianos somos los más violentos del mundo como nos califican en el exterior, no lo considero así.

Que los colombianos somos los más violentos del mundo como nos califican en el exterior, no lo considero así. Pero es lamentable que haya ‘embajadores’ de la violencia que en vez de un fusil cargan con una pluma o un procesador de palabras. Hago referencia al artículo del columnista Antonio Caballero: ‘San modesto, Papa’ publicado en su pasada edición # 943, que no es más que una muestra de cizaña y odio a un personaje de la talla del máximo jerarca de la Iglesia Católica —de la cual soy fiel—, donde se le calumnia de manera desconsiderada.

Las interpretaciones que hace de una pequeña parte del tercer secreto de Fátima son inexactas, pues en primer lugar el secreto sólo será publicado en su totalidad y con un comentario en algunas semanas, por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Además es ofensiva la manera de dolerse porque el Papa haya querido celebrar su 80 cumpleaños con una misa concelebrada por más de 4.000 obispos y sacerdotes (la Iglesia Católica es universal). ¿Y qué esperaba, que hiciera una piñata o se lanzara en paracaídas? Además por si no lo sabía la concelebración es hoy la mayor manifestación de unidad y fraternidad entre los sacerdotes y obispos.

Finalmente no se entiende en qué se funda para afirmar que Juan Pablo II se proclama a sí mismo el “elegido de los dioses”: tenga en cuenta que la religión católica es monoteísta y que fue el mismo Jesucristo quien eligió a Pedro como su sucesor hasta el final de los tiempos (Cfr. Mt 16, 18-19).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.