Martes, 17 de enero de 2017

| 1996/08/26 00:00

COMO CATON, EL CENSOR

COMO CATON, EL CENSOR

El silencio cómplice, el encubrimiento y laxitud con los delincuentes de cuello blanco, es lo que que ha estimulado la corrupción política y administrativa que invade al país y que nos avergüenza ante propios y extraños. Escuchando, y viendo, al señor vicefiscal de la Nación Adolfo Salamanca Correa, que sí tiene el valor civil para denunciar públicamente este flagelo que azota a Colombia, queda la esperanza de que "no todo está podrido en Dinamarca". Marco Porcio, que pasó a la historia como Catón el Censor, célebre político y escritor romano, denunció y señaló los peligros que acechaban al imperio de Roma por la corrupción de sus dirigentes. Y finalmente la Roma de entonces terminó invadida, destruida y humillada. El pueblo colombiano tiene bastante culpa en esto de la descomposición política. La mayoría por no utilizar su voto de opinión, y la minoría por venderle el voto a los políticos corruptos. El vicefiscal Salamanca debe ser respaldado por la gente de bien de este país que, afortunadamente, sigue siendo la inmensa mayoría. Eduardo Toledo Ramírez Bucaramanga

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.