Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/13/2001 12:00:00 AM

Compromiso con Colombia

Referente a la nota aparecida en la sección ‘Confidenciales’ de SEMANA, en edición #1001, debo aclarar a ustedes que si bien es cierto que he sido escogido como estratega del Partido Revolucionario Institucional,

Referente a la nota aparecida en la sección ‘Confidenciales’ de SEMANA, en edición #1001, debo aclarar a ustedes que si bien es cierto que he sido escogido como estratega del Partido Revolucionario Institucional, PRI, de México, dentro de un equipo de consultores políticos latinoamericanos, con el ánimo de contar con nuestros conocimientos y experiencia profesional en algunos de los procesos electorales que en México se darán entre agosto próximo y el año 2003; no lo es en absoluto, el que dicha contratación, sea producto de una recomendación del ex ministro Fernando Botero Zea, con quien, por demás, no tengo ningún contacto desde enero de 1996.

Tampoco dudo que la desinformación que fue entregada a SEMANA, tuviese por objetivo producir ruido desde las influyentes páginas de ese importante medio, sobre la decisión del candidato Horacio Serpa Uribe, de seguir contando con nuestro asesoramiento como estrategas, de cara a las próximas elecciones presidenciales en Colombia.

El nuestro, más allá de un compromiso profesional con Horacio Serpa, a quien nos une una importante amistad, es un compromiso con Colombia y los colombianos, que anhelamos todos salir de la encrucijada en que nos encontramos, de la mano de un verdadero líder como él, quien ha demostrado ampliamente gran capacidad en manejo de situaciones de crisis.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.