Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

Contra la izquierda

A propósito del artículo de Héctor Abad, SEMANA #1.231, la suya es una visión idealizada de la izquierda, con la que muchos colombianos estaríamos de acuerdo si no fuera por lo que oculta o porque se parece mucho al ideario anarquista. La izquierda y la derecha se definen por sus obras y no por lo que un nostálgico o arrepentido marxista quiera proponer. La izquierda inventó los campos de concentración, que luego imitaron los nazis,y creó la peor forma de terrorismo de Estado conocido hasta ahora; postuló un credo historicista, muy parecido al fundamentalismo musulmán, basado en la creencia primitiva de un paraíso sin contradicciones similar a la muerte. La izquierda sigue siendo "el opio de los intelectuales" para quienes es más fácil escribir tonterías, con las que se identifican resentidos y frustrados ignorantes, que hacer investigaciones serias económicas o sociológicas; es Pol Pot, Stalin, Tacueyó, Mao, Fidel, Chávez, el 'Mono Jojoy' y el Che Guevara; es la alegría de las Madres de la Plaza de Mayo y de los sindicatos celebrando el ataque del 11 de Septiembre; es el movimiento alternativo y la anticultura, convertidos hoy en excelentes negocios ('Rebelarse Vende', de Heath y Potter); es el movimiento sindical privilegiado y beneficiario de la corrupción política gracias a la teoría de los derechos adquiridos. Si alguien te habla de "lo social", cuida tu bolsillo (véase el estudio Misioneros y Científicos, publicado el año pasado por la Universidad de los Andes).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.