Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/6/1997 12:00:00 AM

CUANTOS MAUSS HAY?

Antes que todo deseo felicitarlos y agradecerles el poder disfrutar de su revista por la vía de la Internet aquí en el exterior. Con suma atención he seguido muy de cerca en su revista y otras publicaciones, el mayúsculo escándalo que se ha generado con el espía, guerrillero, agente, intermediario etc., de nacionalidad alemana, que fue capturado en Colombia hace dos semanas.Con asombro he leído cómo una sola persona de otra nacionalidad, ha logrado infiltrar las más altas esferas del gobierno colombiano, y lo más preocupante de todo es que se paseaba a lo largo y ancho del país, haciendo y asegurando negocios a nombre de compañías alemanas con el gobierno y con la guerrilla indistintamente.Pero lo que más curiosidad me ha causado, es que después de la larga lista de delitos que ha cometido este señor en nuestro país, el gobierno alemán exige su liberación ya que todo ha sido consecuencia de ayuda humanitaria. Ejemplo de uno de ellos, es cómo sobornó en la década de los 80 a funcionarios de la Aduana, con el fin de que una compañía alemana pudiera introducir equipos sin pagar los debidos impuestos de nacionalización.Otro de los actos humanitarios llevados a cabo por este señor ha sido el de patrocinar a la guerrilla con pagos de sustanciosas mensualidades, con las cuales la guerrilla se financia. La pregunta que me he hecho en los últimos días y no me ha dejado dormir, es ¿cuántas de estas personas de esa y otras nacionalidades hacen lo mismo en nuestro tan golpeado país, y sus respectivos países los respaldan aduciendo que es por razones humanitarias?Roberto CuervoMiami, Estados Unidos (vía Internet)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.