Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/04/18 00:00

De Alfonso Valdivieso

La nota 'Un pasajero incómodo' publicada en la sección 'Confidenciales' no sólo carece de fundamento en su contenido sino que sugiere de mi parte reacciones inapropiadas ante quienes hubiesen sido afectados por acciones de la Fiscalía cuando me desempeñé como Fiscal General.

De Alfonso Valdivieso

La nota 'Un pasajero incómodo' publicada en la sección 'Confidenciales' no sólo carece de fundamento en su contenido sino que sugiere de mi parte reacciones inapropiadas ante quienes hubiesen sido afectados por acciones de la Fiscalía cuando me desempeñé como Fiscal General.

En contradicción con lo expuesto en la citada nota, la conversación durante el trayecto aéreo Bucaramanga-Bogotá con el presidente del Santa Fe, Eduardo Méndez, fue cordial -incluidas las incidencias del 4-0 a favor del Atlético Bucaramanga- sin que hubiese percibido cuestionamiento alguno que me resultara incómodo.

De otra parte, los comentarios de mi ocasional compañero de ruta acerca de las situaciones judiciales que sobrellevó fueron ponderados y sin ataques personales. Los atendí y entendí como algo de normal ocurrencia dada mi condición de ex fiscal. No ha sido la primera ni será la última circunstancia similar. Por ello espero que puedan seguir ocurriendo y que en ellos prevalezcan la madurez, la sensatez y el respeto mutuos, tal como sucedió en la conversación en cuestión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.