Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/02/12 00:00

De la Canciller

De la Canciller

Atentamente me refiero al artículo 'Nombramientos a la carrera', edición # 1.230 de SEMANA. Al respecto me permito hacer las siguientes precisiones: 1. La planta del Ministerio de Relaciones Exteriores cuenta con 1.163 funcionarios, de los cuales 472 ejercen cargos diplomáticos. La carrera diplomática y consular consta de 253 funcionarios. Estos funcionarios ocupan más del 50 por ciento de los cargos diplomáticos tanto en la planta interna como en el servicio exterior. No siendo suficiente el número de inscritos en el escalafón de la carrera diplomática y consular para copar todas las plazas disponibles, se han provisto algunas de manera provisional en aras de garantizar el servicio en cumplimiento del Estatuto de la Carrera Diplomática y Consular. Por otra parte, se ha respetado la ley en la designación del 20 por ciento de los cargos de embajador en la planta externa con funcionarios de carrera. Esta administración valora el fortalecimiento de la carrera diplomática y consular y esto se puede apreciar en el hecho de que los cargos directivos de libre nombramiento y remoción de mayor importancia en la planta interna, tales como los viceministerios de Relaciones Exteriores y de Asuntos Multilaterales, así como la Secretaría General y siete de las 12 direcciones temáticas, los ejercen funcionarios de carrera. 2. De acuerdo con el decreto ley 274 de 2000, los funcionarios de carrera tienen prioridad en la provisión de cargos en el servicio exterior, ya que la figura de la alternación obliga a que estos funcionarios cumplan períodos de tres (3) años en planta interna, para luego ejercer un cargo en planta externa por cuatro (4) años. Esta administración se ha esforzado en que en cada salida al exterior, los funcionarios de carrera ejerzan un cargo correspondiente al rango en el que se encuentran en el escalafón. La ley define el sentido de la alternación y esto se ha respetado. 3. La capacitación de los funcionarios de carrera se enfatiza desde el proceso de la selección de los aspirantes. El objetivo de esta selección no es sólo la acreditación de un acervo de conocimientos, sino la identificación de una vocación, una estructura profesional y mental idónea. Comparativamente con otros servicios exteriores, Colombia está dentro del 75 por ciento de los países que tienen exigencias para ingresar a la carrera diplomática y en el 38 por ciento de los que exigen este requisito a nivel profesional. Nuestros criterios de selección, formación y capacitación obedecen a rigurosos estándares. Para estos objetivos contamos con el valioso apoyo del Icfes en la elaboración de exámenes de ingreso y de ascenso más sólidos en cuanto a las competencias que se requieren y que incluyen, entre otras, evaluaciones en el dominio de idiomas de uso diplomático.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.