Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2000/05/01 00:00

De Carlos Gustavo Arrieta

En algún aparte del capítulo del libro del señor ex presidente Ernesto Samper, tal como lo reprodujera SEMANA en su edición #934 del 27 de marzo de 2000, el señor ex presidente afirma que “el embajador en Holanda.

De Carlos Gustavo Arrieta

Carlos Gustavo Arrieta, había solicitado un plazo a su ‘renuncia de principios’ para alcanzar a cumplir el término necesario que le permitiera traer al país el automóvil sin impuestos que autoriza la ley”.

Lo afirmado por el señor ex presidente es, simple y llanamente, una mentira, pues jamás hice solicitud alguna en el sentido que él afirma.

Habida cuenta que, con ocasión de mi renuncia, la Cancillería me solicitó abandonar la embajada en forma perentoria, solicité se me otorgara un término para despedirme oficialmente del gobierno holandés, como lo demandan el protocolo y las costumbres diplomáticas entre países amigos, término que me fue otorgado, al igual que a otros embajadores que renunciaron por los mismos días. Pero jamás solicité plazo alguno para importar al país un vehículo sin impuestos, entre otras razones porque desde el mes de noviembre de 1995, dos meses antes de mi renuncia, había adquirido ya dicho derecho, otorgado por la ley a todos aquellos que han desempeñado el cargo de embajador en el extranjero por más de un año, como era mi caso.

Es una lástima que el señor ex presidente no comprenda en qué consiste una renuncia por principios. Pues si lo hubiera entendido, posiblemente le habría evitado muchas tristezas a Colombia. Por el bien del país y de la opinión pública, espero que las demás afirmaciones del libro del señor ex presidente se ajusten a la realidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.