Sábado, 21 de enero de 2017

| 2001/04/30 00:00

De Ingrid Betancourt para María Isabel Rueda

Respeto sus apreciaciones sobre la vida política nacional, y su defensa de la aspiración presidencial de Noemí Sanín.

De Ingrid Betancourt para María Isabel Rueda

Respeto sus apreciaciones sobre la vida política nacional, y su defensa de la aspiración presidencial de Noemí Sanín. Sin embargo, con el temor de que mi acción pueda entorpecerle la campaña electoral a su favorita, hace usted afirmaciones que demuestran que usted, como otros, no ha leído el libro del cual escribe con tanta propiedad.

Dice usted que con habilidad he “capoteado” para no referirme a mi reunión con los hermanos Rodríguez Orejuela. Le ruego nuevamente leer el libro. Dedico a este episodio un capítulo entero. Permítame afirmarle que las versiones que usted alienta sobre traslados “en el baúl del carro”, son, ellas sí, producto de la demencia o de la mala fe de quienes las originan. Usted pudo haber sido víctima de quienes las difunden.

Se sorprende usted que yo escriba de los colombianos refiriéndome a “mi pueblo”, que de paso, es también el suyo. Probablemente en un país donde los políticos hablan con desprecio de “este país”, resulte extraño reivindicar la pertenencia a Colombia. Confunde usted, creo yo, mesianismo con compromiso.

Por lo demás, agradezco algunas palabras amables incluidas en su columna, que por contrastar con el alud de injurias de algunos columnistas en los últimos días, son inesperadas para mí.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.