Lunes, 23 de enero de 2017

| 2008/05/10 00:00

De Ramiro Bejarano

De Ramiro Bejarano

No es cierto, como se sugirió en el artículo ‘Pelea de barrio’, que el suscrito hubiese irrespetado al Presidente de la República. Fue el mandatario quien me agredió y como no padezco de genuflexión, ni guardo silencio ante los ataques aleves –de los cuales también fue víctima en ingrata ocasión el director de SEMANA–, respondí con respeto. Quedarme callado habría sido consentir tales insultos. Sorprende que SEMANA haya dado cabida casi textual al dicho del abogado del presidente Uribe, pero no haya recogido lo que respondí a las expresiones hostiles del Jefe de Estado, no obstante que al periodista que me visitó le suministré mi versión. E inquieta todavía más, que se acoja la táctica desleal del presidente Uribe y su abogado, de intentar descalificarme como uno de los voceros de la defensa, sólo porque soy crítico del gobierno, como si no hubiese ejercido mi profesión con éxito y reconocimiento nacional durante más de 30 años.

Finalmente, déjeme expresarle con toda cordialidad que, contrario a lo que concluye SEMANA, creo que una denuncia penal de la cabeza del Ejecutivo contra su par de la Corte Suprema de Justicia no es una simple “pelea de barrio”, sino la más grande afrenta a la justicia.

Ramiro Bejarano Guzmán
Bogotá


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.