Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/29/2008 12:00:00 AM

De Víctor G. Ricardo

Ante la imposibilidad de comunicarme directamente con Daniel Coronell acerca de su artículo ‘Periodismo y Patriotismo’, publicado en la edición #1352 de la revista, y sin el ánimo de polemizar sobre el proceso de paz con las Farc que me correspondió adelantar bajo el liderazgo del presidente Andrés Pastrana, procedo a hacerle algunas consideraciones:
Durante dicho proceso, todas las actuaciones fueron públicas y se encuentran totalmente documentadas: las decisiones del gobierno en actos administrativos de conocimiento general, las reuniones entre los negociadores, los acuerdos logrados, los desacuerdos; de ello pueden dar fe los periodistas nacionales e internacionales que tuvieron acceso continuo a la zona de distensión, y los libros Hechos de Paz, publicados por la Presidencia de la República en varios volúmenes.
La Policía cívica que operó en la zona de distensión permitió que, a la par con la ausencia de fuerza pública, sus habitantes tuvieran la protección de un grupo de ciudadanos que fueron nombrados y actuaron bajo la dirección de los alcaldes, con dotación efectuada por el Fondo para la Paz en convenio con la Policía Nacional. Algunas armas fueron puestas a disposición de los alcaldes para que, como jefes de policía municipal, a su vez las entregaran a policías cívicos de su confianza. Los resultados de esta experiencia fueron bastante buenos, como lo prueban las bajas estadísticas de criminalidad, y en particular de homicidios, que se presentaron en todo el tiempo del proceso de paz en la zona de distensión, comparativamente con la situación anterior. En algunos casos se invitó a los periodistas a la prudencia, para no dar lugar a equívocos, cuando las situaciones no eran suficientemente claras –como por ejemplo el de la señora del collar explosivo, que se atribuyó inicialmente a la guerrilla, sin ser de su autoría– , pero siempre con la convicción de que “la verdad nunca hace daño. En cambio, la mentira y el ocultamiento están en la raíz de las tragedias sociales”, como lo dice el periodista Coronell.

Víctor G. Ricardo
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.