Lunes, 16 de enero de 2017

| 2005/03/06 00:00

Del alcalde de Cartagena

Del alcalde de Cartagena

Con infinita tristeza y preocupación encuentro que SEMANA me reserva en su más reciente edición un espacio en la sección 'En baja' y me lanza allí, sin fórmula de juicio, imputaciones graves y deshonrosas, al atribuirme, de un lado, el manejo irregular de un contrato público -que la revista no precisa- y, de otro, al señalarme como auspiciador de grupos armados ilegales. Las premisas y las conclusiones de ese contenido editorial son absolutamente falsas: ni he intervenido en un supuesto contrato que se incrementó de 5.000 a 10.000 millones de pesos, ni he determinado que recursos públicos financien actividades que atentan contra la seguridad pública y el Estado de derecho. No he sido notificado tampoco de que la Procuraduría me esté investigando por un supuesto desvío de dineros oficiales hacia grupos armados ilegales. Si el periodista responsable de la publicación hubiese cumplido el deber ético de oír previamente mis explicaciones, se habría convencido a tiempo de su error y habría evitado lesionar, como lo hizo, mi buen nombre y mi honra, derechos fundamentales ambos protegidos por nuestra carta política.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.