Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1997/06/30 00:00

DEL COMANDANTE DEL EJERCITO

DEL COMANDANTE DEL EJERCITO

En mi condición de comandante del Ejército Nacional, consciente como soy de la suprema y delicada responsabilidad que el cargo me demanda y entendiendo cabalmente las consecuencias que pueden derivarse del artículo publicado por la revista SEMANA, que usted dirige, cuya edición se contrae del 19 al 26 de mayo del año en curso, deseo expresar de la manera más clara y contundente que rechazo en toda su dimensión el infundio que esta publicación ha formado al otorgarle a un presunto documento del Ejército Nacional, que me honro en comandar, el carácter de una autenticidad que está muy lejos de poseer y que en ningún sentido podría mostrar el carácter de oficial que la revista le atribuye.El precitado documento en que la revista dice fundamentar su información, se refería a delicados señalamientos que el Ejército Nacional le hace a muchos burgomaestres actuales de tener estrechos vínculos con la guerrilla. Aseveración esta que falta sustancialmente a la verdad y que me recuerda para el caso la frase que bien le sirve de apotegma a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), como inigualable regla de oro del mundo periodístico: "no digas como periodista lo que no podrías sostener como caballero", y en esa publicación se ha traicionado el espíritu y la letra de esta imperativa consigna de la ética de la comunicación profesional.Conoce sí, el comandante del Ejército un documento oficial que busca mejorar la condición de seguridad de los alcaldes para evitar que se conviertan en posibles víctimas de los agentes generadores de violencia, estudio que en su letra y en su espíritu pugna y contrasta con el que la mencionada revista SEMANA dice poseer, y que para su mejor conocimiento le estoy anexando, y que es, como usted bien puede observar, ajeno en su integridad a entrar en calificaciones ideológicas o partidistas de los alcaldes, y que no traduce el pensamiento del comandante del Ejército ni de la institución. En consecuencia tenemos que:
a) El documento que dice poseer SEMANA no fue producido por el comando del Ejército ni se puede considerar oficial.
b) El documento producido por el comando del Ejército busca mejorar, como he dicho, las condiciones de seguridad de todos los funcionarios del Estado y por eso he ordenado que se hiciera público.
c) El comando del Ejército nunca ha ordenado ni ordenará que se hagan investigaciones para determinar la condición política, ideológica o las simpatías de los funcionarios públicos de Colombia. Si por alguna razón fueran detectadas irregularidades en algún funcionario que se alejen de estos criterios, el Ejército, de acuerdo con las normas legales, los denunciará ante la Fiscalía General de la Nación o la Procuraduría General.El Ejército de Colombia no tiene sicofantes ni cazadores de brujas.Mayor General Manuel José Bonett LocarnoComandante Ejército Nacional

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.