Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2007 12:00:00 AM

Del desaliento al olvido

A pesar de la calma en la que terminó la reunión de los máximos dirigentes del Polo Democrático, según el artículo ‘Tregua en el Polo’, en la edición #1325, termina este cisma que produjeron las declaraciones de Petro y Gaviria en el PD y con el rescate de los cuerpos de los diputados del Valle, otros de los muchos mártires que las Farc elevan a esa condición, se pone fin a otro capítulo sangriento de esta guerra estúpida en la que nos tienen enfrascados la guerrilla, paracos y un gobierno que parece actuar más por venganza que por una real política de cambio en el rumbo del conflicto.

Y aunque el Estado comparte no poca culpabilidad en el mismo, se advierte en la mayoría de los colombianos un cambio de opinión con respecto a las Farc, pues la barbarie con la que actúan los despoja de cualquier ideología que sustente los motivos de su lucha. El efecto más reciente es la condena que hizo el senador Petro de sus acciones, al calificar “todas las formas de lucha” que practican las Farc, por su verdadero nombre: crímenes de guerra o lesa humanidad. No de otra manera se puede definir el secuestro, el narcotráfico, la amenaza, las masacres y otras definiciones del ya amplio diccionario de atrocidades de los actores del conflicto. Por eso, produce no sólo desaliento, sino también asombro, la posición ambigua de un sector del Polo de condenar las masacres de los paramilitares y pasar de agache cuando se trata de las tropelías y masacres de las Farc.
¿Acaso son menos humanos los asesinados del paramilitarismo, que los asesinados por la guerrilla? ¿Se olvidan acaso que todos nuestros huesos blanquean igual? ¿Que guerrilla y paras son las dos caras de la misma moneda?

Pobre favor le hacen estos dirigentes a su partido, cuando se aprestan a recoger unos frutos que en toda nuestra historia de Nación jamás pensó recoger la izquierda colombiana ejerciendo la democracia. Y si de democracia estamos hablando, no debemos olvidar que nada hay más democrático que la muerte, y que la muerte violenta, venga de donde provenga, debe ser condenada por igual, especialmente cuando se comete con seres en completa indefensión. Pensar hoy que empuñar un arma bajo el amparo de una lucha política y usarla para el asesinato es lícito, es la eutanasia de cualquier ideología. Por eso estas posiciones ambiguas que nos sorprenden viniendo de donde vienen son un triste epitafio para los diputados, y el narcótico que subyace en ellas es lo que nos mueve primero al desaliento y luego al olvido de semejante calamidad.

William Castaño V.
Medellín

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.