Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/19/1996 12:00:00 AM

DESCONTAMINAR EL BOGOTA, PERO YA

En relación con su artículo sobre el río Bogotá, SEMANA #740, es triste que todavía haya quienes afirmen que aún no hay certeza de si se amerita su descontaminación. Hay abundantes datos que demuestran que este río se convirtió en uno de los más contaminados del mundo, en el tramo entre la capital y su desembocadura en el Magdalena. Se dice que las pérdidas causadas por la contaminación no justifican el 'sacrificio' del Distrito en el saneamiento. Y yo pregunto: ¿desde cuándo la obligación de devolver el agua utilizada por la ciudad en condiciones similares a como se capta es un sacrificio? En cualquier país civilizado, el tratamiento de las aguas negras debe ser asumido por los causantes. Vivir en Bogotá es muy barato porque aquí nadie responde por los daños que sus desechos causan a la naturaleza. La población afectada en forma directa por la contaminación del río supera el millón, casi todos en barrios marginales. Además, la polución tiene impactos sobre la economía regional, el costo de los servicios municipales, la recreación, la generación de energía, la calidad de los alimentos y la biodiversidad, entre otros. Una evaluación realizada por Epam Ltda. sobre el valor de los daños monetizables arrojó en 1993 una cifra de 6,3 millones de dólares anuales. Pero por la sinergia ecológica, un río o un bosque tiene un valor real mucho mayor que el atribuible al valor del agua o de la madera en el mercado. Los enemigos de la descontaminación , por razones macroeconómicas, critican el esquema de tres plantas en etapas sucesivas pero es la solución más viable.Proponen que el proyecto se posponga, hasta cuando la acumulación termine por destruir también al Magdalena. En los próximos años, el acueducto del D.C. consumirá las aguas de la cuenca alta del Bogotá y, en consecuencia, no habrá agua para la producción de alimentos en la Sabana. El tratamiento de las aguas negras sería la única forma de devolver a la sabana,en parte, el agua que ha perdido, lo que representaría beneficios que por sí solos justificarían la descontaminación.
Alfonso Pérez Preciado
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.