Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2004 12:00:00 AM

Dos observaciones

Con respecto al Informe Especial de la edición de octubre 11 de SEMANA, 'Las mil y una historias', me siento muy orgullosa de mis ancestros y estoy emocionada por el reconocimiento que tan prestigiosa revista hace a la emigración árabe y sus aportes al desarrollo social y económico de Colombia.

Sin embargo quiero hacer dos observaciones:

- No todos los árabes son musulmanes, ni todos los musulmanes son árabes; así pues, donde dice: "... para mimetizarse en la sociedad costeña (...) adoptaron los ritos católicos..." da a entender que los que vinieron eran musulmanes que se convirtieron al catolicismo y esto no es así. Hasta hoy, por lo menos en Colombia, tanto católicos como musulmanes profesamos orgullosamente nuestro credo y la diferencia de religiones o doctrinas nunca ha sido un obstáculo para la integración a la sociedad, ni para la convivencia entre árabes, ni para el desarrollo de las actividades de los emigrantes.

- La referencia a los orígenes 'sirio-libaneses' también amerita una aclaración: desde la caída del Imperio Otomano hasta los primeros años de la década de los 40, Siria y Líbano estaban bajo el mandato o protectorado francés, y los pasaportes y documentos de identidad de los ciudadanos de estos países se emitían en la Alta Comisaría de la República Francesa en Siria y Líbano "Au nom de la République Francaise mandatée en Syrie et au Liban" (En nombre de la República Francesa en mandato en Siria y Líbano). Entonces la nacionalidad 'siriolibanesa' no existe... somos sirios o libaneses.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.