Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/17/2000 12:00:00 AM

Economía y cultura

En días pasados se llevó a cabo en Bogotá un seminario sobre economía y cultura patrocinado por el Convenio Andrés Bello y el Ministerio de Cultura de Colombia y mencionado por SEMANA en su edición # 941.

En días pasados se llevó a cabo en Bogotá un seminario sobre economía y cultura patrocinado por el Convenio Andrés Bello y el Ministerio de Cultura de Colombia y mencionado por SEMANA en su edición # 941. En el marco de este interesante evento se presentó un estudio sobre el impacto del sector cultural en Colombia dentro del cual se subrayó la importancia que tienen las industrias culturales en la generación de empleo “Un millón de dólares en la industria automotriz genera 40 empleos; un millón de dólares en la industria cinematográfica genera 140 empleos”.

Frente a esta importante evidencia, cabe preguntarse ¿Qué tipo de empleo esta generando el Ministerio de Cultura cuando en entidades como la Biblioteca Nacional, en donde cerca del 40 por ciento de sus trabajadores son contratistas a quienes este año se les ofreció pago en el primer trimestre de 2001, y simultáneamente se les exige el pago de una póliza de cumplimiento, publicación del contrato en el Diario Oficial y la afiliación obligatoria al sistema de salud y pensiones? ¿A eso se le puede llamar empleo? ¿A una actividad que genera egresos en 2000 e ingresos sólo en 2001? ¿Quién es el responsable de esta situación el Ministerio de Hacienda o el Ministerio de Cultura?

Si así son todos los empleos que genera el sector cultural en Colombia, pobre aporte le está haciendo a nuestro dolido país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.