Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/2001 12:00:00 AM

Educación preescolar

Pocas veces los niños son noticia para los medios de comunicación.

Pocas veces los niños son noticia para los medios de comunicación. Artículos como el publicado en la edición pasada bajo el título ‘En la cuerda floja’ es un valioso intento por exponer a la luz pública la situación real de la infancia. Los niños son ‘presente’, ‘ya valen’ ‘ya son’, aparte del valor y el rol que puedan cumplir en el futuro.

La expresión “Educación preescolar” tiene resonancias escolares. Quizá sea esta la causa del grave error de hacer de la educación preescolar una especie de preparación para la escuela primaria obligatoria; esto es, la educación preescolar se entiende en el fondo como una “escolarización hacia abajo” de la escuela. Sin embargo es necesario precisar los aspectos específicos y las características propias y originales de esta etapa, que obliga a las instituciones de atención a menores de 6 años a trascender el simple ámbito educativo y garantizar una adecuada atención integral para la “potenciación de las facultades cerebrales” (doctor Kovacs, Conferencia de Jontiem), fundamental en los primeros años de vida del individuo.

Por lo tanto la educación preescolar no puede entenderse como una etapa cuya función se limita simplemente a una preparación para la escuela, sino como la etapa fundamental del individuo en la cual es necesario propiciar las condiciones requeridas para un desarrollo integral para la vida misma.

Vale la pena que SEMANA inicie una campaña a nivel nacional para que los niños puedan disfrutar al menos de su mayor derecho: ser niños.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.