Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/01/12 00:00

El aire malsano

El aire malsano

La revista SEMANA se ha caracterizado siempre como defensora de la verdad y de la justicia sin tenerles miedo a las consecuencias. Eso sucedió al publicar el útil y valeroso artículo ‘El aire, el humo, el cáncer’, edición 1332, del escritor y periodista Héctor Abad Faciolince, a quien debemos agradecer los colombianos por abrirnos los ojos ante una peligrosa realidad. Todos los días se ‘viven’ enfermando y se ‘viven’ muriendo antes de tiempo, nuestros familiares, nuestros amigos, nuestros compatriotas, afectados por el cáncer de pulmón, por el cáncer de garganta, por el cáncer de páncreas, y las mujeres, por el cáncer de seno.

El aire saturado del humo que respiramos, expulsado por fábricas y automotores, principalmente en las ciudades y los pueblos carentes del benéfico viento y del valioso verde de las hierbas y los árboles, ese aire está contaminado de los gases sulfurosos producidos por el azufre y está contaminado del tóxico benceno, contenido en proporciones criminales (450 partes por millón de azufre y 8 por ciento de benceno) en el diesel y la gasolina que nos vende la poderosa y enorme empresa colombiana llamada Ecopetrol.
 
a cual los agrega en esas cantidades, posiblemente para aumentar las ganancias y que se pueden disminuir, si se quiere, para que no se ‘vivan’ muriendo nuestros allegados.
Los esfuerzos de Ecopetrol para modernizar y actualizar su vieja refinería caminan a paso de tortuga y será tarde cuando termine de llegar y corregir los fatales errores. ‘Sin querer queriendo’ Ecopetrol, con su cuota de muerte, está contribuyendo a la muerte producida por alcoholismo, tabaquismo, consumo de cocaína y por intoxicación de pesticidas. También contribuye con su aporte a los asesinatos de paramilitares y terroristas. El control y la solución a esta ‘hecatombe’ necesita de una acción enérgica y pronta del gobierno y de los lentos legisladores para que nuestros familiares, nuestros amigos y nuestros compatriotas no se ‘vivan’ muriendo antes de llegar a viejos.

Rosendo Antonio Chamorro M.
Pasto

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.