Domingo, 22 de enero de 2017

| 2002/02/26 00:00

El centro de la discusión política

De gran calidad periodística me ha parecido el artículo publicado en la anterior edición (#1.031) acerca del éxito alcanzado por Alvaro Uribe Vélez en las últimas encuestas de opinión.

El centro de la discusión política

De gran calidad periodística me ha parecido el artículo publicado en la anterior edición (#1.031) acerca del éxito alcanzado por Alvaro Uribe Vélez en las últimas encuestas de opinión. Los resultados manifiestan el deseo de los colombianos de acabar con la violencia que ha marcado la realidad nacional.

Puede ocurrir, sin embargo, que con tantas prisas los colombianos no hayamos valorado la profundidad de los problemas nacionales. La actitud criminal de la subversión, los discursos populistas de algunos candidatos presidenciales y la actitud débil del gobierno, parecen llevar a la mayoría de los colombianos a una búsqueda de respuestas inmediatas: la paz o la guerra& esa es la cuestión.

Es de hecho visible que las expectativas de los nacionales respecto a los candidatos presidenciales se centran casi exclusivamente en la cuestión de la subversión, de la continuidad o no de los diálogos& pero, ¿es ese nuestro verdadero problema o una más de sus múltiples manifestaciones?

Por muy grave que sea el fenómeno subversivo no podemos convertirlo en el centro de la discusión política. Es necesario que hagamos el intento de superar la cotidianidad, para decidir con libertad y conciencia lo mejor. El marketing de las campañas (el decir lo que la gente espera que se diga) debe dar paso a una reflexión profunda que manifieste la esencia de los proyectos políticos que se defienden. Dentro de la gama de los candidatos con mediano sentido común, Alvaro Uribe Vélez se presenta como una opción por la fortaleza, por la recuperación de un estado-efectivo ante el libertinaje social. Sin embargo, Uribe afronta en la cumbre del éxito la posibilidad de la mayor de sus derrotas, es evidente que el candidato debe darse la oportunidad de hablar por fuera de los típicos encuadramientos 'políticos' a los que pretende conducirle alguno de sus contrincantes. Vélez debe hablar por fuera de las fronteras a las que se ha visto conducida por años la democracia colombiana, saber dar énfasis a los elementos de su programa que reclaman mayor atención superando por elevación la necedad. Creo que Vélez puede acabar con la guerrilla, pero no es sólo eso lo que requiero, no me conformo con tan poco& a un hombre como él podemos debemos pedirle más.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.