Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2000 12:00:00 AM

El progreso de una ciudad

He leído con asombro e incredulidad el artículo del sexagenario y bogotanísimo Lorenzo Madrigal en su edición #961,

He leído con asombro e incredulidad el artículo del sexagenario y bogotanísimo Lorenzo Madrigal en su edición #961, en la cual denigra de su alcalde Peñalosa al tildarlo de abusador, autoritario y asesino, sólo porque le fastidian las obras que se están adelantando en Bogotá D.C., o porque un muro fuera derribado al sur de la ciudad causando, lamentable mas no dolosamente, la muerte de dos ciudadanos.

Como antioqueño y sexagenario también, me permito hacerle caer en cuenta al señor Madrigal que el progreso de una ciudad tiene que estar acorde con la revolución de los tiempos y la tecnología y que es inevitable “atropellar la gente de una ciudad, haciendo obras por todas las partes transitables”, para mejorar el estatus de vida de los bogotanos y la imagen nacional e internacional de la capital.

Tal vez quisiéramos el señor Madrigal y yo, como sexagenarios estar sentados en un café de la Calle Real o de Junín respectivamente en los años 40, contemplando el paso de los tranvías o el piafar de las mulas, pero esos recuerdos sólo quedan en las fotografías y en el corazón, imponiéndose inevitablemente la modernidad.

Quisiera comentarle al articulista que los medellinenses no nos salimos de las casillas para enrostrarle a nuestro alcalde por el progreso de nuestra ciudad y mucho menos vamos a mortificarnos porque haya más espacio y vías para los peatones y los ciclistas, coadyuvando con ello el mejoramiento del medio ambiente, la salud de todos los habitantes y el embellecimiento de nuestra ciudad.

Me asombra la falta de amor de su patria chica y el estancamiento en el pasado del doctor Madrigal, vertidos en sus escritos contra Bogotá y su alcalde, sólo porque las obras le incomodan en su bienestar personal, considerando que estas negativas apreciaciones sólo corresponden a su ego y no, al de todos los bogotanos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.