Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2002/02/26 00:00

En sentido leguleyo

La espera porque Hernando Gómez Buendía tratara el tema de la reforma política valió la pena porque su columna ‘Choque de trenes’ (SEMANA #1.033) está muy interesante.

En sentido leguleyo

La espera porque Hernando Gómez Buendía tratara el tema de la reforma política valió la pena porque su columna ‘Choque de trenes’ (SEMANA #1.033) está muy interesante. No es que algunos independientes malentiendan la legislación sobre el referendo, es que sólo el tiempo y la academia podrán demostrar que el torpedo que le pusieron Serpa y el Partido Liberal al referendo, mucho más allá que asustar a Pastrana hasta hacerlo recular, hizo que la Corte Constitucional tan respetable, seria y ajustada a su mandato: velar por la Constitución, fue la que truncó el referendo y la reforma política que a pesar de su origen era ciudadana, pues fuimos nosotros quienes en la calle recogimos las firmas a pesar e incluso en contra de Pastrana. La Corte Constitucional, de bolsillo de los partidos tradicionales, más del liberal, claro, por simple aritmética, falló contra derecho, en sentido leguleyo y negó una tutela que hizo que los derechos fundamentales de las ‘mayorías reales’ se vieran afectados, si lo decimos nosotros es ser malos perdedores, por lo que dejemos que el tiempo nos dé la razón cuando estudiosos y técnicos hagan el examen. Yo también quiero ver —aunque en realidad no quiera— ese 7 de agosto y en lo que queden las ilusiones de nuestra clase media despolitizada como es nuestra ‘voluble opinión’. Y en esto sí disentimos un poco...

Angélica Lozano

Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.