Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2000/04/17 00:00

Festín de bribones

Evidentemente la corrupción es antiquísima y puede remontarse al Arca de Noé.

Festín de bribones

Evidentemente la corrupción es antiquísima y puede remontarse al Arca de Noé. Pero, como en la frase recurrente ha tocado —¿cuántas veces?— fondo. Su informe especial (SEMANA #928, páginas 28/33) es excelente por su palpitante actualidad y su rigor investigativo.

Para el analista del acontecer público sus causas no son tan remotas y las encuentra en estas preguntas: “¿Por qué cayó el Partido Conservador?”. “¿Por qué cayó el Partido Liberal?”. No fue ciertamente porque interpretaran cabalmente sus principios filosóficos e ideológicos sino porque los desconocieron y pisotearon para convertir la deslumbrante ciencia política en botín de guerra y festín de bribones.

La República Liberal apenas llegada a la pubertad fracasó ruidosamente porque sus brillantes conductores no tuvieron el suficiente carácter y valor civil para ponerle coto a la desbordada concupiscencia burocrática de los mandos medios bien situados en el engranaje estatal. La feroz arremetida de la oposición conservadora abrió sus irreparables fisuras en la fortaleza de la Revolución en Marcha que saltó en pedazos frente a las masas estupefactas.

Cuán cierto es que cuando los pueblos olvidan su historia irremediablemente están condenados a repetirla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.