Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/2008 12:00:00 AM

Genial para los acertijos

He leído con detenimiento el artículo ‘El teatro del absurdo’ de la edición de SEMANA, #1380, y quiero referirme a la frase textual del colaborador de la revista: “Son tales los cambios de libreto, las respuestas en clave de Álvaro Uribe... que crea una escenografía que por momentos parece una obra digna del teatro del absurdo”. Considero más bien que es la perfecta fabricación de un guión hecho a la medida del ‘Acertijo’, célebre personaje del cómic Batman que vuelve locos a todos cuando se propone algo.
Así parezca lleno de contradicciones, el Presidente debe tener la respuesta adecuada en el momento preciso. Hoy habla sobre la necesidad de reelegir la política de seguridad democrática, que es de su autoría, y el día siguiente difunde el concepto de que no es sano que alguien se perpetúe en el poder; manifiesta en otra oportunidad que es falto de justicia defraudar a todos los millones de personas que confían en él y, para acabar de desconcertar a tantos interesados en conocer sus verdaderos intereses, se da a la tarea de mencionar y poner en consideración posibles sucesores suyos. Con tranquilidad pasmosa le dice al Legislativo que se les dé prioridad a todos los procesos que involucren las reformas propuestas por el gobierno y esto, lógicamente, en detrimento de la reelección; últimamente su adivinanza es ¿2010 ó 2014? En sumatoria, son un montón de mensajes que envuelven todas las características de inteligentes ‘Acertijos’, que muchos quisieran descifrar.
Pero ¿por qué actúa así? Puede ser una manera inteligente de mantener su gobernabilidad intacta, o también ¿no será que lo desvela el hecho de que cualquier debate que se haga para buscar candidato gobiernista sería motivo de desunión y de alianzas no convenientes en sus bancadas?... o ¿será que se cuestiona ante la idea de entregarle en bandeja de plata esta magnífica oportunidad a una oposición que ha sido egoísta, antipatriótica y que lo ha atacado a ultranza? Recapitulando, cada mensaje no explícito del Presidente crea un enigma, una incertidumbre... es otro acertijo más, que se convierte inmediatamente en noticia para el día siguiente... y los uribistas lo disfrutan.
Luis Fernando Villa Echavarría
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?