Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/08/11 00:00

Indignación

Indignación

El artículo de Antonio Caballero ‘El show de la plaza’ (SEMANA #1318) me causó indignación. Con un tono de inusual anacronismo, se refiere sin recato al “modesto profesor de colegio de provincia” que osó enfrentarse al Presidente con un “discurso largo y repetitivo, confuso y enrevesado”, sin percatarse que ese es el nivel medio de los maestros de colegios de provincia por la vejación y el abandono que por siglos ha padecido la educación colombiana. Que, además el discurso estuviera “dirigido más a la emoción desbordada que a la inteligencia analítica” es algo que una sociología del lenguaje le pudiera aclarar, vale decir, que esto constituye la gestación de una nueva vida y esperanza social inédita. Las nuevas ideas nacen en medio, justamente, del balbuceo acompañadas de una expresión desinteresada emotiva. Es al Presidente a quien se le exige un lenguaje y unas maneras acordes a su investidura. ¿O es que Caballero quiere seguir contemplando el país de los de abajo como portadores de la virtud apostólica de la mansedumbre de un Siervo sin tierra? ¡Qué arrogancia!   
 
Juan Guillermo Gómez García
Medellín


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.