Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2000/05/15 00:00

Injusticia en Estados Unidos

En su prestigiosa revista de la semana antepasada, hace referencia a que el subdirector de Plante, Víctor Manuel Tafur Domínguez, es el primer capturado en Estados Unidos con fines de extradición a Colombia ...

Injusticia en Estados Unidos

En su prestigiosa revista de la semana antepasada, hace referencia a que el subdirector de Plante, Víctor Manuel Tafur Domínguez, es el primer capturado en Estados Unidos con fines de extradición a Colombia a solicitud de la Fiscalía por enriquecimiento ilícito. Como jurista y legislador que he sido así como también por mi experiencia como profesor universitario de derecho público y, 40 años de ejercicio profesional, concluyo que sencillamente Víctor Manuel es víctima de un error judicial que pronto será esclarecido.

No hay enriquecimiento ilícito, pues los dineros del reajuste de las prestaciones sociales de su padre que recibiera, provienen del Estado colombiano, como un justo reconocimiento, al representante a la Cámara Donald Rodrigo Tafur González, su padre, por su brillante carrera parlamentaria que culminara con su propio sacrificio y asesinato, por haber sido ponente de la ley aprobatoria del tratado de extradición con los Estados Unidos de Norteamérica.

¡Qué ironía y qué error!

No hay lavado de dineros, puesto que las prestaciones fueron lícitamente adquiridas y los dineros depositados sin ocultamiento alguno en cuentas bancarias personales. Con tales dineros, como la legislación colombiana autoriza la libertad de negociación de divisas extranjeras, dólares, euros, rublos, etc., así las compró mediante cheques girados de buena fe a personas ciertas y conocidas.

Nuestro código de comercio considera y autoriza la libre negociación de instrumentos negociables, títulos valores o cheques, sin limitación alguna: una, varias y muchas veces. El girador de buena fe no es responsable frente a la ley sino de la provisión de los propios recursos que compromete; y la buena o mala fe de los endosatarios será calificada y juzgada por la Fiscalía según la gestión que cumplían o no ante terceros. Por lo tanto, Víctor Manuel no sólo está amparado por la presunción universal de buena fe e inocencia, sino que concretamente frente al caso está exento de responsabilidad dolosa o culposa de enriquecimiento ilícito, lavado de activos o conexxiones contra la ley.

El error, estoy seguro, será rectificado por la justicia, y... “la luz brillará”.

Además, su permanencia en Estados Unidos estaba lícitamente gestionada, con visa autorizada, para atender los tratamientos médicos después del grave accidente de la avioneta del Plante en la cordillera del Tolima, un año atrás y, aprovechando su estadía, para complementar sus estudios en derecho ambiental.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.