Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/05/10 00:00

Intemperancia verbal

Intemperancia verbal

En relevante y realista análisis sobre los apoyos gremiales, la popularidad y el unanimismo que rodea al presidente Uribe, así como la muy posible concentración del poder tras una segunda reelección, SEMANA, con gran lógica, formuló el siguiente interrogante: “En este cuadro de unanimismo y de creciente influencia uribista en todas las ramas del poder y la sociedad, ¿dónde queda la luz crítica? ¿Dónde quedan los contrapesos al poder y las instituciones independientes que permitan una democracia más fuerte?”.

A ello, y por tratarse de un hecho no menos significativo, habría que sumarle el creciente poder y la intemperancia verbal que acompañan al llamado Montesinos colombiano. José Obdulio Gaviria, el asesor presidencial sin puesto ni sueldo oficiales, quien con sus irresponsables y preocupantes señalamientos contra respetados líderes de derechos humanos, sindicales y populares, calumnias no desautorizadas por el primer mandatario, pareciera haber servido de excusa a sectores fanáticos del dolor y la muerte, para el inicio de nuevas cruzadas de exterminio contra esos honestos e inermes ciudadanos. Y, lo que es peor aun, que el director de un conocido noticiero radial matutino, frente a estos hechos, haya pretendido confundir a la opinión pública, calificando a los 63 congresistas norteamericanos que rubricaron la carta condenatoria de las salidas aventureras y falaces del singular asesor palaciego, como –quién lo creyera– “enemigos” de la democracia colombiana

Ramón Francisco García Sánchez
Bogotá


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.