Martes, 24 de enero de 2017

| 1998/09/07 00:00

INVIOLABILIDAD POR IMPUNIDAD

INVIOLABILIDAD POR IMPUNIDAD

Con relación al artículo de Roberto Pombo, 'La suprema embarrada', de la pasada edición de SEMANA, resulta pertinente precisar lo siguiente, con el fin de que no se confunda, so pretexto de la autonomía del Congreso, inviolabilidad con impunidad.
En primer lugar, es claro a la luz de los artículos 186 y 235-3 de la Constitución, que la Corte Suprema tiene plena competencia para investigar y juzgar a los miembros del Congreso.
En segundo lugar, la inviolabilidad que consagra el artículo 185 de la Carta por las opiniones y votos que emitan los congresistas en el ejercicio del cargo, es más una protección institucional que personal y cobija las funciones políticas y no las judiciales que la Constitución les asigna, y por tanto, si actúan contrariando la ley, como en efecto ocurrió con el proceso contra el presidente Samper, pueden ser investigados y sancionados como cualquier otro juez de la República.
En tercer lugar, no deja de ser una perla, que el articulista exprese que la Corte está prejuzgando al llamar a indagatoria a los congresistas que votaron en un sentido y no a todos, cuando es elemental que prevarica es el juez que toma decisiones contra legen, y no los que actúen ajustados a la ley.
En cuarto lugar, no es que la Corte se haya dejado presionar por el ambiente del proceso 8.000 para procesar indebidamente a los parlamentarios que precluyeron a Samper, sino que ha actuado ajustada a la Constitución y a la ley, para ejercer sus funciones como máximo Tribunal de Justicia.
Así las cosas, con el llamamiento a indagatoria de los representantes a la Cámara por parte de la Corte, lo que se mantiene es el orden constitucional, lejos de causarle daño, pues no faltaba más que la autonomía del Congreso les concediera a sus miembros patente de corso para delinquir, lo que no está consagrado en ninguna Constitución del mundo. 'La suprema embarrada' está, pues, no en la Corte, sino en el artículo del señor Pombo.
Aníbal Charry González
Neiva

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.