Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/22/2000 12:00:00 AM

La bota izquierda primero

Oportunismo y desinformación, son los términos que vienen a la mente después de leer el artículo ‘Haciendo pueblo’ de la edición #920 de su revista.

Oportunismo y desinformación, son los términos que vienen a la mente después de leer el artículo ‘Haciendo pueblo’ de la edición #920 de su revista.

Oportunismo, porque querer hacer deducir que el triunfo de la Alcaldía de Manizales se debió al movimiento de actitud renovadora, no es más que una burda mentira que debe hacer sonrojar hasta los mismos promotores del infundio.

Desinformación, por cuanto se ve que jamás han presenciado unas elecciones en Pensilvania, donde los anaqueles de los almacenes y ferreterías de la familia Escobar quedan ‘limpios’ de tantas dádivas que se hacen a los campesinos de esa población, sin contar que en Pensilvania se creó el mecanismo de regalarles botas a los electores, consistente en entregarles la bota izquierda al momento de hacer el compromiso y luego la bota derecha al momento de verificar que hubiesen votado.

No debe extrañarnos esta práctica, comúnmente usada por los contrabandistas, quienes hacen viajes de matute de calzado, trayendo primero los zapatos izquierdos y luego los derechos, previendo que si éste se les cae en las aduanas, en el posterior remate, éste les interesará únicamente a quien posea la otra parte del mismo.

Lo más curioso de todo, y se puede verificar con doña Fanny Kertzman, es que el contrabando de calzado en el país, sea manejado por personas oriundas de Pensilvania.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.