Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2008 12:00:00 AM

La ceguera estatal

¿La pirámide invernal… o la ceguera estatal? La realidad que ustedes relatan en la edición #1387; ¿No es una realidad de tantos años en los que siempre aparecen las lluvias y las consabidas inundaciones? ¿No será la ceguera estatal la que nos ha traído desastres cada vez más grandes?

¿Dónde hay un rubro en los presupuestos departamentales y municipales para dragar ríos en las épocas de verano? Con la topografía que tenemos y con estos aguaceros desde hace tantos años, ¿dónde están los proyectos o propuestas de represas regionales o megarrepresas que nos lleven a producir y hasta a exportar energía? ¿Dónde están los proyectos educativos y operativos de reforestación de las cuencas hidrográficas? ¿Dónde la ley que detenga la tala indiscriminada en las montañas y que altera las condiciones que hacen parte del ciclo climático? ¿Dónde están las campañas de conscientización de reciclaje y manejo de basuras para evitar el taponamiento de los risibles desagües de lluvias que precozmente han 'proyectado' las oficinas de 'planeación'?

Es más, ¿cuántos barrios sin desagües de lluvias? ¿Por qué oficinas de planeación aprueban urbanizadoras la aberración de conectar en las Viviendas de Interés Social las canales de las cubiertas al sifón de un lavadero, con la consabida inundación de la casa al menor aguacero? ¿Dónde quedaron las limitaciones y las prohibiciones de construir en las riberas? Las llamadas rondas parecen literatura jurídica de ficción. ¿Dónde la ley para que el turismo ecológico no genere el impacto desastroso en las zonas en las que se ha implementado a la ligera? ¿Cuántos humedales canjearon por dinero y por asfalto? Quizá sale más barato y dinamiza más la economía que el Estado compre todos los años colchones y frazadas para los damnificados; esperar que el invierno se repita y morir sin esperanza.

Miguel Ángel Cortés Vásquez
Bogotá
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.