Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2001/04/30 00:00

La enseñanza del adulto

Con bastante desconcierto leí a su columnista María Isabel Rueda, edición #984. ¿Abajo la pedagogía?

La enseñanza del adulto

Con bastante desconcierto leí a su columnista María Isabel Rueda, edición #984. ¿Abajo la pedagogía? ¡Por Dios! Si justamente lo que necesita nuestro país es pedagogía, es más que pedagogía no sólo la enseñanza de los niños. Es también y quizás en este momento más urgente, la andragogia, es decir la enseñanza del adulto.

Es necesario informar a fondo sobre el marco que respalda iniciativas tales como el ‘Día sin hombres’: la falta de verdaderos padres en Colombia, sólo los hay biológicos por montones, los niños que ya crecieron y siguen creciendo con una figura paterna ausente, o distante, o alcohólica, o machista, la familia se encuentra desarticulada porque a nuestros niños, a nuestros hombres se les enseñó que ser hombre estaba en un manejo inadecuado e irresponsable de su sexualidad y de su libertad individual.

Las cárceles no dan abasto, es porque justamente el aprendizaje para la vida se ha dado en términos equivocados: del más vivo, del tumbar al otro, descalificar al otro, de asesinar al otro por un manejo irracional de la ira, del licor, de la libertad individual.

Ya es el momento que entendamos que lo público y lo privado se re-

troalimentan y nuestro Alcalde, quien está bien documentado, además de las cifras y las estadísticas, de la realidad: sueña, está buscando reeducar al adulto porque el modelo de adulto (hombre o mujer) que nuestros niños y jóvenes tienen hoy, en un alto porcentaje, no es un buen modelo para imitar o un ejemplo para seguir.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.