Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/2000 12:00:00 AM

La percepción ha mejorado

En la edición de SEMANA No. 928, se publicó en su informe especial sobre corrupción, en forma equivocada, la clasificación de los países más corruptos, según el estudio de percepción que a través de encuestas realiza la ONG Transparencia Internacional cada

En la edición de SEMANA No. 928, se publicó en su informe especial sobre corrupción, en forma equivocada, la clasificación de los países más corruptos, según el estudio de percepción que a través de encuestas realiza la ONG Transparencia Internacional cada año. La clasificación publicada que ubica a Colombia como el séptimo (7º.) país más corrupto de los que aparecen en la muestra, corresponde a la versión del año 1998 y no a la de 1999, como erró-

neamente aparece en la mencionada publicación.

Aunque el índice que publica Transparencia Internacional es sólo un referente que mide la percepción exterior de empresarios, analistas de riesgo y funcionarios sobre Colombia, creo importante para la imagen del país que SEMANA publique la clasificación real de 1999, en la cual Colombia aparece en la posición veintisiete (27), con importantes progresos en cuanto al año anterior, debido que aunque se incluyeron 14 nuevos países en la muestra, Colombia fue después de Letonia el país que más avanzó su calificación de 2,2 a 2,9, además fue en el hemisferio uno de los solo cinco (5) países que registraron progreso en cuanto al año anterior. Para mayor información ruego consultar a la fuente en su página web: www.transparency.de.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.